Search
Friday 18 October 2019
  • :
  • :

Niños que fuman

“Hay tantas pasiones distintas como hombres distintos hay” escribió el alemán Michael Ende en su maravilloso libro La Historia Interminable. Fumar es acaso una de esas “pasiones” para la cuarta parte de la población actual en Cuba: hay amores que matan.

Por el bien de mi salud y mi bolsillo me mantengo alejado de las cajetillas de cigarro, tan hipócritas con sus mensajitos remachacados al estilo “Fumar daña su salud”, aunque formo parte de ese 50 por ciento de cubanos convertidos a su pesar en fumadores pasivos en el trabajo, la casa, el espacio público, según datos oficiales.

Pero lo que de veras me angustia es ver con demasiada frecuencia a -me cuesta no llamarlos niños- adolescentes solos o en grupo que se inician en el camino del humo, a veces sin saber hacia dónde conduce.

Con o sin filtro, de marca o baratos, pero los cigarros atraen cada vez a un mayor número de nuestros muchachos y, al parecer, se trata en su opinión de lucir interesantes, perder peso, integrarse socialmente, desafiar las reglas…

Uno de cada diez niños cubanos se lleva un cigarro a la boca durante la secundaria básica, según investigaciones de Salud Pública, ampliamente divulgadas.

La encuesta nacional de tabaquismo en adolescentes de 13 a 15 años de edad, realizada en el año 2010 y citada en varios medios de prensa, arrojó que el 9,7 %por ciento de los estudiantes de séptimo y noveno grados eran fumadores activos, el 24,6 había fumado alguna vez y el 10,2 eran susceptibles a iniciarse.

Las cifras son alarmantes, pero aunque solo se tratara de un único caso en mi opinión quedaría claro que fallamos, en el hogar, en la escuela, en la comunidad, por no agotar las opciones en la labor de elevar en los menores su percepción de un riesgo tan real.

El compromiso de los entes implicados, y son muchos, parece ser la clave, además de medidas tan concretas como aumentar el precio del tabaco con el fin de reducir la demanda. No lo digo yo: eso lo recomienda la Red Cubana para el Control del Tabaquismo, en su sitio web oficial.

Cardiopatía isquémica, cáncer de pulmón, de faringe, laringe, esófago, vejiga, vías urinarias y biliares, páncreas, riñón, estómago, hígado y cuello uterino son apenas algunas de las terribles enfermedades a las que se expone un fumador.

Cuba es considerada en el mundo como un paraíso para los fumadores, por ser la tierra que produce y exporta el mejor tabaco, pero la Isla también destaca por ocupar el nada honroso tercer lugar en prevalencia de tabaquismo en América Latina y el Caribe.

Coexistir en ambientes libre de humo no solo es un derecho legítimo, sino también una meta alcanzable aunque depende de altas dosis de civismo y sensibilidad para que no quede sin respaldo la voz de quien reclame: “-Oiga, aquí no se fuma.”




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones