Search
Friday 18 October 2019
  • :
  • :

¡Ay…, tremendo rayo!

La caída de un rayo en el Consejo Popular Playa, en la ciudad de Matanzas, es uno de los temas más comentados por estos días. Las sorpresivas tormentas de verano y sus relámpagos revolucionaron un barrio y la imaginación colectiva.

Al preguntarle a los vecinos sobre el lugar exacto donde Zeus desató su ira, con las respuestas se deduce la multiplicidad de lo que fue un simple fenómeno.

Por ejemplo, Zunilda asegura que la cuestión fue justo encima de su poste, que a todas luces no está quemado. Eduardo se puso más blanco que un papel y su televisor pantalla plana pasó “a mejor vida”.

Nenita rezó a todos los santos y la claridad en su ventana la situó de camino al paraíso. Alberto le arreglaba el refrigerador a Yolanda y el relámpago propició que su clienta le gritara tantos improperios que para él los truenos salieron de su boca. 

La realidad es que sí cayó un rayo en el barrio, o al menos cerca, y que quedará como esos cuentos de Juan Candela que se transforman de boca en boca.

¿Rayo, trueno o relámpago?

Los conceptos rayo, trueno y relámpago difieren en su contenido, aunque se utilizan indistintamente para referirse a un fenómeno atmosférico.

El rayo es la descarga natural de electricidad estática producida por una tormenta. De acuerdo con Ecured los rayos alcanzan temperaturas cercanas a 30 000°C y velocidades de mil 600 km/h. Al tomar la ruta más corta para llegar a su destino provocan alrededor de mil fallecimientos anuales.

El trueno, sin embargo, es el sonido que se escucha durante una tormenta tras caer un rayo que se mueve entre nubes o de ellas hasta la superficie terrestre a más de 28.000°C.  

El relámpago, por su parte, es un resplandor que se puede observar cuando hay una descarga eléctrica. A diferencia de los rayos, el relámpago nunca tiene contacto con la Tierra.

Se recomienda ante estos fenómenos naturales alejarse de las alturas, nunca correr durante una tormenta y menos con la ropa mojada, no buscar refugio debajo de los árboles o elementos prominentes solitarios, alejarse de los objetos metálicos y si se va en grupo es aconsejable dispersarse unos metros.                   

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones