Search
Friday 18 October 2019
  • :
  • :

A Carilda la ama toda Cuba (+audios y fotos)

Este 29 de agosto la muerte se creyó la vencedora, pero fue solo eso, un erróneo enjuiciamiento de la realidad que la llevó a imaginar que atrapar un espíritu libre era posible. Emigrar a otros espacios siderales nunca podrá condenar a nuestros seres queridos a la ausencia, el silencio o la inercia, mucho menos cuando las proporciones del alma son mayores que las del espacio corpóreo. Por eso Carilda Oliver Labra nunca podrá ser arrancada de la vida.

En la casona de Tirry 81, un santuario para la cultura matancera, se levantó un altar para rendirle honores a la poetisa. Tras la urna hermosa donde se resguardan sus cenizas el corazón de Jesucristo le iluminaba los caminos, más allá de la vida y la muerte.

A ambos lados sobresalían las ofrendas del primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro Ruz, y del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez. El perfume de las flores envolvió el lugar, como si ella, la mismísima Carilda, nos acompañara en su duelo de despedida.

Es imposible hablar de Matanzas, sin hablar de Carilda Oliver

Rindieron honor a la poetisa matancera Víctor Gaute, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido; Teresa Rojas Monzón, primera secretaria del Partido provincial; Tania León Silveira, presidenta del Gobierno en la provincia y el ministro de Cultura, Alpidio Alonso.

“Es un momento muy duro y amargo para la poesía cubana. Carilda es una figura esencial para la cultura nacional y una de las grandes voces poéticas en la Isla e Hispanoamérica. Es una de esas mujeres que estuvo a la vanguardia y que en su momento contribuyó a ensanchar los límites de la poesía, expresó el titular de Cultura.

“Carilda hizo una contribución real, junto a otras grandes poetisas de nuestro continente, a la emancipación humana y, fundamentalmente, a la emancipación de la mujer. Fue una poetisa de un amplísimo registro temático y formal que cantó al amor, a Matanzas, a la Patria.

“No se puede ser superficial al valorar su obra y relacionarla solo con los temas eróticos porque hizo contribuciones imprescindibles. En ella advertimos a una poetisa de hondísimas preocupaciones humanistas, patriota, que amó a su tierra intensamente. Es imposible hablar de Matanzas, sin hablar de Carilda Oliver.

“Nosotros hemos sido privilegiados al coincidir en el tiempo con una poeta de su talla, una artista de un valor humano como el que le conocemos a Carilda. Satisface también saber que estamos despidiendo aquí a alguien que nos deja una gran lección de coherencia y ética.

“Muy tempranamente Carilda identificó de qué parte estaba la justicia, de qué parte estaba la belleza, de qué parte estaba el amor, de qué parte estaba la vida. Por eso se puso del lado de la Revolución, por eso le escribió décimas vibrantes a Fidel y se las hizo llegar a la Sierra Maestra y por eso no hizo ningún tipo de concesión en su obra y su obra continuó tirando de la conciencia de todos nosotros. Siguió siendo una poetisa audaz, atrevida, alegre. Toda su obra es un canto a la vida.

“Carilda, que nunca fue dada a dar lecciones, nos deja la más profunda de ellas: nos cuenta cómo ha de vivir y morir un poeta. Eso es algo que nos llevamos y nos regocijamos de haber compartido con una artista de esta magnitud. Me siento depositario de todo el dolor de los trabajadores de la cultura, de los intelectuales y artistas del país porque Carilda no solamente fue una poetisa matancera. A Carilda la amaba y la amará el pueblo cubano. Su obra está profundamente enraizada en los sentimientos de su Patria”.

Yo no guardaré conmigo ningún
poco de patria: la quiero toda sobre mi tumba
 

La entrañable amistad que se estableció desde muy temprano entre Carilda Oliver y Nancy Morejón, Premio Nacional de Literatura (2001) siempre estuvo acompañada por una admiración mutua. Desde la década de los años 70 surgió un afecto que perdura hasta hoy. Nancy no lloró a Carilda porque a quien profesa alegría hay que retribuirle el gesto sin lágrimas.

“En las verdes y en las maduras vine aquí con Miguel (Barnet) para estar con Carilda. ¿Qué te diré en medio de este dolor? Hay un dolor inevitable y tremendo que yo no rehuyo. Una valoración sobre Carilda supone un riesgo porque quizás no llegue a la dimensión extraordinaria de su escritura. Ella es una de las grandes artistas de la lengua española, de la poesía hispanoamericana.

“Siempre aprendí con una profesora del Instituto de La Habana, donde estudié, que el soneto lo había inventado Apolo para tortura de los malos poetas y Carilda era una mano diestra en el soneto. Son lecciones de rigor, entrega, sencillez y ternura.

“Todas sus poesías de temas eróticos y amorosos representan un clásico; sin embargo, para mí Carilda no solo es esos dos aspectos, sino que ella conlleva una mensaje muy particular de humanidad que se condensa en el famoso poema precioso que es prácticamente un epitafio que adorna la calle Mercaderes, en el centro histórico de la Habana Vieja. En él dice que ella quiere toda la tierra sobre su tumba”.

Cuando vino mi abuela
trajo un poco de tierra española,
cuando se fue mi madre
llevó un poco de tierra cubana.

Vine para tomar la energía que solo la poesía verdadera logra transmitir

Alex Pausides manifestó las muchas razones que siempre lo hacen retornar a la calzada de Tirry. “Carilda era la encarnación, no solo de la poesía, sino también de la libertad, de la justicia, del bien y de la belleza. Su casa es como un santuario de la poesía cubana. 

“No solo es un deber, tenía la necesidad de venir, acompañarla adonde quiera que esté, ya que ella nos dio la posibilidad de estar en el mismo tiempo que ella estuvo, tal vez hasta respirar el mismo oxígeno que ella respiró.

“Vine en nombre de los escritores que no pueden estar aquí por muchas razones, por mi amistad, por mi cariño, por el amor que ella despertaba en los que la conocían, en los que admiran su poesía.

“Estoy aquí también por el compromiso de contribuir con la promoción de su obra. Con el propósito de que los lectores sigan sintiendo a Carilda al lado, todo lo que hagamos será poco porque es una mujer que merece a todos los lectores.

“Creo que es una poeta, justamente, con muchos seguidores, no es una solitaria, no es una ermitaña, no es una artista encerrada en una urna de cristal.

“Es una mujer del pecho de la gente. Por eso estar aquí es como si ella estuviera allí viva, sentada en una comadrita mirando, captando. Vengo aquí también para tomar un poco de energía que me falta y que solo la poesía verdadera logra transmitir”.

Ella me contó cosas de su vida, estremecedoras

Pocas veces he visto a un hombre entregarse con tanto sentimiento a los sollozos, como lo hizo este 29 de agosto Antón Arrufat, Premio Nacional de Literatura (2000). El escritor al que pocas veces le faltaron las palabras, con la respiración entrecortada, reveló una faceta poco conocida de su gran amiga de varias décadas.

“Yo recuerdo muchas cosas de ella, muchas. Fuimos muy amigos. Yo venía mucho a verla a Matanzas. Trabajamos juntos. Le valoré cosas que a ella no le interesaban, pero yo insistí e insistí hasta que le valoré los cuentos que ella tenía escritos.

“Los pasamos en limpio y los publicamos en una editorial de La Habana. Realmente su dimensión no es tan grande como la de la poesía, pero la respalda absolutamente. Hay algunos, como Cita a las 9, que son extraordinarios a cualquier altura de cualquier escritor del mundo. Yo intenté después que ella escribiera cuentos, pero no se interesó en eso.

“Las conversaciones que manteníamos aquí en la sala de su casa, con amigos o solos los dos,  eran realmente enriquecedoras. Ella me contó cosas de su vida, estremecedoras. ¿Qué más puede uno aspirar? A que la gente sea….”

El autor de Los siete contra Tebas (1968) no pudo terminar de hablar. Las emociones se agolparon en su garganta y, entonces, solo fue posible entregarse a los recuerdos que compartió con la mujer que hoy lo observa desde otra dimensión.

Carilda será la eterna joven

Este 29 de agosto fue un día de duelo para los cubanos y para muchas personas en cualquier confín del mundo, pero también de muestras colectivas de cariño y respeto hacia la Novia de Matanzas, consideró Luis Morlote, vicepresidente primero de la UNEAC.

“Yo creo que no hay otra manera de expresarnos que no sea con ese dolor profundo que sentimos los escritores y artistas, pero también los cubanos. Carilda era una persona que no solo se dio a querer por su excelsa obra, sino por su vida misma.

“Fue una escritora muy especial con los premios más importantes. Conectaba con el pueblo, lograba decir las cosas más profundas con un lenguaje sencillo. Representa uno de los mitos de la cultura cubana que sobrevivirá por generaciones.

“Con la UNEAC tenía una relación muy especial. Era miembro activo de su Consejo Nacional; participaba e, incluso, cuando no podía asistir enviaba por escrito sus consideraciones o llamaba a Barnet (Miguel), quien mantuvo siempre una relación entrañable con ella. Sentía viva la organización.

“Hoy han sido muchas las muestras de dolor y de cariño que hemos recibido en la UNEAC, cientos de mensajes compartiendo canciones o poemas inspirados en Carilda.

“Es esta una manifestación de duelo, pero también de cariño nacional. Resalta el hecho de que su casa esté colmada de amigos de todas las generaciones porque Carilda fue una persona que se dio a querer por gente de todas las edades.

“En el momento en que los jóvenes la hicieron formalmente Maestra de Juventudes (porque ella fue maestra de muchas generaciones) recuerdo la humildad y la sencillez con que ella se sentó entre ellos a hablar de poesía, no como una profesora, sino como una más de ellos. Esos son recuerdos que no se pueden borrar. Carilda será la eterna joven”.

Si Carilda nos regaló casi un siglo de su vida, también nos premiará con una eternidad. Ese es el espíritu con que los habitantes de esta isla caribeña recordarán a la Premio Nacional de Literatura (1997) porque ella no es solo una poetisa matancera. A Carilda la ama toda Cuba.

  • Fotos: Abel López Montes de Oca y la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones