Search
Wednesday 13 November 2019
  • :
  • :

Béisbol del siglo XIX, otra forma de jugar

El béisbol cubano tuvo su primer campeonato en 1878 con la presencia de los equipos Almendares, Habana y Matanzas y continuó desarrollándose con algunas suspensiones intercaladas en los años restantes del siglo XIX.

La fecha del 29 de diciembre de 1878, es la que señala el primer juego efectuado en la Liga Cubana y que ganó La Habana al equipo Almendares, 21 carreras por 20. Este desafío lo ganaba el Almendares 20 por 13 en el octavo  cuando hubo una rebelión habanera finalizando el episodio en el que marcaron 8 carreras y los azules recibieron cero en el noveno.

El triunfo fue para el lanzador Ricardo Mora. El manager del Habana, campeón inaugural de la Liga, fue Esteban Bellán, primer latinoamericano en jugar al máximo nivel en Estados Unidos, en la National Association´s, Troy Haymakers (1871-72) y el New York Mutuals (1873) y en el primer partido considerado oficial en Cuba entre un equipo de La Habana y otro de Matanzas, el 27 de diciembre de 1874.

El Matanzas debutó ante el Habana el primero de enero de 1879, choque que quedó empatado a 17 carreras, en el octavo inning, por oscuridad. Según refleja Ángel Torres en su libro La Leyenda del Béisbol Cubano (1878-1997), este juego tuvo lugar en el Palmar de Junco, de Matanzas. Pero Severo Nieto, en Béisbol en Cuba Hispánica, no señala donde se jugó.

Algo parecido sucede con el juego del 4 de enero entre Matanzas y Almendares, según Severo, y día 5 de enero, según la Historia del Béisbol de Diez Muro, ya que el primero no especifica estadio y el segundo coincide con Cuban Baseball, de Jorge S. Figueredo que tuvo lugar en la instalación matancera. Este juego lo ganó el Almendares 27 por 12.

Entre 1878 y 1900, la competencia no tuvo acciones en las correspondiente a 1880-1881 y 1883-84; quedó inconclusa en la temporada de 1881-82 y fue suspendida  entre 1895 hasta 1898 debido a la Guerra de Independencia.

Algunos historiadores reflejan que el béisbol nacional, considerado en cierta medida rentado en sus inicios, es el que comenzó en 1878 y extendió sus acciones hasta 1961, ya que un año después el gobierno revolucionario abolió el profesionalismo en Cuba.

Soy del criterio que esa etapa del siglo XIX debe verse independientemente de la que vino a partir de 1900, período que produjo  cambios notables en este deporte. Esa era, seguramente, la idea de Severo Nieto con su libro Béisbol en Cuba Hispánica, en el que trató de mostrar esa etapa, que lamentablemente no contaba con muchos datos de box-score y por ejemplo, un elemento tan importante como las carreras impulsadas no aparecían, entre otras estadísticas.

No podemos olvidar que en sus inicios el béisbol se jugó algún tiempo  sin guantes hasta que aparecieron  unas guantillas parecidas a las que utilizan hoy en día los ciclistas, (el receptor fue el primero que pudo contar con algo que protegiera sus manos) y aunque en Cuba aplicaban rápidamente todas las reglas que venían de Estados Unidos, muchas de ellas fueron abolidas después.

En esos primeros años, según aclara en su libro La Leyenda…. 1878 a 1997,  Ángel Torres, “había  una cantidad tremenda de errores, en los que las guantillas influían, pero también la técnica de anotación era distinta. Hubo un momento en que cualquier pelota que tocara las manos se anotaba error. Los roletazos que los lanzadores no podían  atrapar y que hoy son hits al cuadro o a los jardines, contaban como errores. Conexiones por el cuadro en las que el bateador llegaba safe a primera, era error, ya que no existía el infield hit”.

Agreguemos que esos primeros años del juego adolecían de una buena preparación deportiva, las pelotas no tenían la calidad de las que vinieron después, muchas de las reglas de inicio fueron cambiando constantemente las distancias del box al home, o la cantidad de envíos con las que el bateador se ponchaba o recibía boleto, entre otros elementos aplicados en la época.

Me parece injusto comparar épocas. Aquel fue otro béisbol al que se jugó a partir de 1900 y al que se desarrolla actualmente.



Comentarista-narrador deportivo en Radio 26. Matanzas. Cuba. Vive en Matanzas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones