Search
Friday 22 November 2019
  • :
  • :

Los nuevos retoños de Ediciones Vigía en Matanzas

Los participantes en el taller de diseño básico y manualidades ya son parte del equipo de Vigía.

La cultura sirve para alimentar el espíritu, brindar tranquilidad emocional, recrear, fortalecer identidades, instruir y educar. Esa es la esencia que defiende desde el 2015 el taller de diseño y manualidades que ofrece la editorial matancera Vigía a los niños y adolescentes.

Marialva Ríos, la diseñadora principal de la institución, cada año es la encargada de conducir a los pequeños por el increíble universo de la creación artística, un empeño que se torna sosiego porque aprenden el camino para engendrar un libro arte.

Las creaciones resaltaron por su variedad de colores, materiales y técnicas.

Vigía y, en especial su directora Agustina Ponce, siempre han tenido el interés de acercar a los más pequeños al lenguaje visual que defiende la editorial y a su forma de hacer. En el 2015 convocamos al primer curso de diseño básico dirigido a niños y adolescentes entre 7 y 15 años aproximadamente.

“En diferentes momentos y acontecimientos culturales, como los aniversarios de nuestra institución, la Feria del Libro en Matanzas, en los períodos vacacionales cuando los niños tienen más tiempo libre, hemos convocado a participar en talleres. El propósito es incentivar el interés en las artes plásticas ligadas a la literatura.”

Para esta ocasión los niños participantes realizaron sus diseños a partir del poema El quinqué, de Cintio Vitier, al ser este el símbolo que distingue a la editorial matancera. La gran variedad de colores, figuras y materiales empleados son una garantía de la belleza de estas propuestas literarias excepcionales, amplió Marialva.

“Casi siempre trabajamos a partir de un texto que para los niños sea relativamente sencillo comprender. Intentamos que en sus trabajos ellos sean capaces de reflejar su propia interpretación de la propuesta que le sugerimos, que desarrollen sus habilidades en el dibujo y que tengan dominio de los colores, las texturas, los materiales que son comunes en el hacer de Vigía, como la tierra, las piedras, hojas…, y de las técnicas que empleamos para iluminar a mano.”

Al concluir la presentación el público pudo llevar a casa el libro de su interés

Durante la clausura del taller de dibujo básico y manualidades se presentaron los libros Un niño llamado Fidel Alejandro, publicado este año por la editorial Verde Olivo, sobre la infancia del Comandante en Jefe; El principito, un clásico de la literatura universal, y la noveleta Mi amigo el corredor, sobre la relación de amistad de una niña con un corredor de permutas.

Igualmente actuaron los integrantes del taller País Petit, de la narradora oral Loreley Rebull, un interesante proyecto cultural que contribuye a la formación integral de los niños, adolescentes y jóvenes.

“Tenemos ahora 23 integrantes. Desarrollo mis talleres los martes en la biblioteca de la escuela Francisco Vega con los de nuevo ingreso. Los que llevan más tiempo trabajando conmigo, que han crecido dentro del proyecto, se reúnen en mi casa un sábado al mes.

Las editoriales matanceras se sumaron con sus propuestas

“Tenemos reservada una sorpresa para el aniversario 325 de la ciudad, relacionada con un montaje dedicado a las leyendas matanceras. La organización de este empeño ha sido posible gracias a los trabajadores de Ediciones Matanzas quienes colaboraron con nosotros y nos obsequiaron algunos ejemplares de esta selección.”

El taller de diseño básico y manualidades es una iniciativa para la preparación de sus pequeños integrantes, con amplios alcances en Matanzas, quienes desde edades tempranas desarrollan, no solo las habilidades para crear, sino una sensibilidad artística que les servirá para toda la vida.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones