Search
Wednesday 18 September 2019
  • :
  • :

Jimaguayú: Constitución mambisa

Al hablar de la historia constitucional jurídica del independentismo cubano es imprescindible mencionar la Constitución de Jimaguayú.

El texto se redactó en 1895 en la zona central de Cuba, a solo cuatro meses de la caída en combate del Apóstol, José Martí.

La tercera Carta Magna de la República en Armas, antecedida por Guáimaro y Baraguá, minimizó las diferencias entre los poderes civiles y militares en la organización del Estado y la propia guerra.

 “Jimaguayú representa la necesidad de institucionalizar un proceso revolucionario. El documento es cardinal, además, porque es una declaración de principios”, expresó Rolando Rodríguez García, premio nacional de Ciencias Sociales, en la Mesa Redonda de septiembre de 2015.

La Constitución, que regiría en la Isla durante dos años, estableció un gobierno centralizado y unió en un solo organismo los poderes legislativo y ejecutivo, tal y como expresa en su articulado.

Artículo 1.  El  Gobierno  Supremo  de  la  República  residirá  en  un  Consejo  de  Gobierno,  compuesto  de  un  Presidente,  un  Vicepresidente y  cuatro  Secretarios  de  Estado,  para  el  despacho de los asuntos de Guerra, de lo Interior, de Relaciones Exteriores y de Hacienda. 

La Ley de Leyes se estructuró en 24 artículos y lo más significativo del preámbulo es su carácter independentista y la alusión a los fines de la Revolución y la futura creación de Cuba en República Democrática.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones