Search
Wednesday 13 November 2019
  • :
  • :

Matanzas: cultura y la ecología para el desarrollo económico (+video)

Con inspiradora humildad el reconocido artista de la plástica matancero Lorenzo Padilla recorre nuevamente las calles de su ciudad natal.

Luego de varias décadas representando a Cuba en Francia retorna a esta urbe para regalar a los matanceros las maravillas de su creación.

A quien no lo conozca le parecerá un anciano como otros, pero sus aportes y donaciones al patrimonio y a la cultura matancera lo hacen resaltar como uno de los más importantes artistas desde la década de los años 50 en Cuba.

Precisamente a Matanzas ha traído su más importante creación, la Fundación Lorenzo Padilla, con un proyecto socioecológico de amplias repercusiones para el desarrollo cultural y turístico de la Atenas de Cuba.

“Regresa a Matanzas y trae consigo el legado más importante de la cultura universal que él ha logrado acumular con el decursar de los años: su Fundación y sus colecciones integrales.

“La Fundación Lorenzo Padilla, bajo la guía de su hijo David, ha desarrollado un proyecto  de un inusitado carácter para la ciudad de Matanzas. Consiste en rehabilitar los terrenos de la antigua Plaza de la Revolución que no llegó a construirse en la orilla sur del río San Juan, entre las calles que limitan el fondo de la ronera Yucayo”, explicó Leonel Pérez Orozco, Conservador de la Ciudad de Matanzas.

Un centro de permacultura, teatro, salones dedicados a la venta de obras de arte y salas de exposición serán algunas de las instalaciones que funcionarán en el lugar, todos construidos en un espacio corto de tiempo a partir de materiales reciclables y con una duración aproximada de 20 años.

“Se construirán edificios de manera ecológica aprovechando elementos que no se tienen en cuenta para esas labores. Por ejemplo, el centro de permacultura se realizará a partir de gomas desechables de carros, empacado con una estructura modernísima de cristales.

“Se llevará a cabo una cúpula en forma de panal de abejas en el centro del lugar, donde se ofrecerán exposiciones, celebraciones. Todas las instalaciones de la Fundación funcionarán desde la utilización de las energías eólica y solar. Las aguas fluviales también se emplearán recicladas y tratadas para el consumo.

“Tendrá un área de contenedores modernos sobrepuestos unos encima de otros y una gran pirámide de cristal dedicada al museo Lorenzo Padilla.

En el sitio se ofrecerán variados servicios a la población yumurina y a los visitantes, los cuales abrirán las puertas de la cultura cubana al mundo y, asimismo, permitirá que los artistas extranjeros expongan su obra en la ciudad.

“Cafeterías, restaurantes, ventas de plantas ornamentales, obras de arte y frutas que se cultivarán en los invernaderos y centros de permacultura de la propia institución. Allí también se programarán actividades culturales, folclóricas

“Este se convertirá en un punto dinamizador de entrada de la cultura internacional con Matanzas porque los artistas del mundo entero vendrán igualmente a exponer su arte y a intercambiar con los matanceros”.

El proyecto previó igualmente el dragado de los ríos San Juan y Yumurí con unas barcazas recogedoras de basura movidas por energía solar. Auspiciada por la Fundación Lorenzo Padilla, el Ministerio de Cultura, la Dirección provincial de Cultura y la Oficina del Conservador de Matanzas, la iniciativa será la primera de su tipo en el país.

“Se trata de un megaproyecto cultural de gran significación para la ciudad de Matanzas y para el país. Será la primera experiencia con estas características montada en Cuba. Estamos hablando de una posibilidad única para el desarrollo económico, turístico y cultural”.

Pero la obra de Lorenzo Padilla no se limitará a este espacio. Como agradecimiento profundo de la ciudad por sus aportes a la cultura matancera, entre ellos la donación de más de 300 piezas provenientes de 80 etnias de 14 países africanos al Museo de Arte de Matanzas, el artista contará con un taller en la Escuela de Oficios, adjunta a la Oficina del Conservador, donde formará parte del claustro de profesores.

“Impartirá clases de pintura a los restauradores de pintura mural y tendrá en el propio centro una galería de arte y un taller para la exposición de sus creaciones”.

Así son los grandes hombres. Con la oportunidad de seguir desarrollando su obra en la Ciudad Luz, luego de una solicitud del Ministerio de Cultura de representar a Cuba en París, Lorenzo prefirió regresar a la tierra que lo vio nacer para a ella también entregarle la experiencia y el talento acumulados con los años.

Hasta aquí trajo consigo, además de una de las creaciones más importantes de su carrera artística, su Fundación, la obra más grande que podría entregársele a una urbe como esta: una vida dedicada enteramente al desarrollo cultural.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones