Search
Monday 16 September 2019
  • :
  • :

“El alma cubana”, 126 años despúes

Pintura: Alexis Gelabert. Martí.

Transcurrido ya un siglo entero y el cuarto de otro más, resultaría oportuno volver sobre las esencias de lo que Martí llamó “el alma cubana”. ¿Todavía continuará siéndolo la abnegada anciana de la emigración dispuesta a carecer por los que ama y respeta?

***

Tiene 40 años y dos hijos nacidos mucho después del 2000. Nativos digitales, aseguran expertos. Él está seguro de ello; los pequeños manejan celulares y computadoras con la misma naturalidad y destreza con la que él, allá por los 70, cuando tenía la misma edad, robaba el caballo de su abuelo y se perdía en el monte.

El sueldo no sobrepasa el medio millar de pesos. Las ropas –las suyas– se resumen a trapos viejos de los años y los años… y los años: el pulóver que le regaló su hermana, la camisa que le cosió su madre, el pantalón que le obligó a comprarse su esposa, las botas del trabajo.

Anda sudoroso siempre, obstinado a veces.

Los niños, por el contrario, tienen buena ropa. No de marca –porque él no es mago– pero sí bonita y hasta nueva. También un Tablet –que no cuesta tres pesos– en el que se instruyen en esos aspectos básicos de la nueva era.

La comida, a la cubana, casi siempre tiene garantizada la proteína entre huevo, pollo o algún pedacito de carne de cerdo. Sus hijos ni comen ni poseen más que nadie…, pero tampoco menos.

En ocasiones le cuesta decir “no” y, en correspondencia, son esos los días en que llega a oscuras a la casa, a la hora en que el cuerpo apenas responde a un baño, a la tibieza de una sábana y a la aferrada felicidad de un incómodo colchón.

Él tiene su guerra, una que se gana en el combate –la lucha– día tras día. Una guerra en la que ejerce de general y de soldado al mismo tiempo y en la que se le perdona cualquier cosa menos desertar o morir.

Quizás en él permanezca un trocito del alma de Cuba, esa que, aunque a veces asuma perderlo todo, acaso sin medir consecuencias, jamás se resigna a dejar de ser madre.



Estudiante de Periodismo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones