Search
Thursday 14 November 2019
  • :
  • :

De rutinas y lentitudes mediáticas

Como un “ritual estratégico” califican doctores en Periodismo de diversas latitudes la objetividad de los contenidos. Y este concepto incluye diversas prácticas como la verificación de los hechos, la presentación de las partes en conflicto, la exposición de evidencias concretas, el uso de citas y la pirámide invertida.

Y traigo a colofón este tema a partir de las palabras del presidente de Cuba Miguel Díaz Canel, en su entrevista para Telesur, cuando destaca la necesidad de elevar el nivel comunicacional entre Gobierno-medios de prensa-sociedad.

Desde el décimo Congreso de la UPEC la polémica sobre la gestión de contenidos ocupa a muchas redacciones, sobre todo si algunos pensamos que las prácticas de reporterismo consideradas como objetivas constituyen el método aprendido por todos en la universidad y utilizado por aquellos colegas que cumplen con los ejes temáticos y las indicaciones editoriales, diseñados en numerosas ocasiones en otros predios.

Considero, y no es un descubrimiento, que para alcanzar agilidad ante el acontecer actual, hay que incitar la motivación gremial y propiciar a los directivos información exhaustiva, en una cadena que marche desde el director hasta jefes de departamentos-redacciones, la cual se enriquezca con ideas que brotan del contacto en las calles.

Si eso se logra se proyectarán hacia temáticas que respondan a la avidez comunicacional de la población, enlazada cada vez más a tecnologías y medios digitales foráneos o internos, con cargas de sucesos manipulados que generan confusión.

Igualmente, la dinamización de los medios implica la búsqueda de fórmulas de publicidad y promoción, que se deben dirigir, en mi opinión, hacia el sector privado, para erradicar la molesta demora del pago por parte del estatal, que al final, es como una especie de reciclaje. Todavía no sé la razón por la cual no se aplican, aunque se hayan adoptado resoluciones y leyes al respecto.

Como se dice, talento y profesionalidad existen, lo indicado es encauzarlos y no seguir dejando pasar los años.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones