Search
Wednesday 18 September 2019
  • :
  • :

A 58 años de una histórica intervención ante la ONU

El discurso pronunciado este miércoles por el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en el contexto de la 73º Asamblea General de la ONU, coincide en fecha con la histórica intervención que realizara ante las Naciones Unidas el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, el 26 de septiembre de 1960.

Entre sus frases más recordadas resaltan: “Desaparezca la filosofía del despojo y habrá desaparecido la filosofía de la guerra (…). Desaparezcan las colonias, desaparezca la explotación de los países por los monopolios, y entonces la humanidad habrá alcanzado una verdadera etapa de progreso”.

Este emblemático discurso pronunciado por el eterno Comandante en Jefe en el hemiciclo de la ONU, se considera la disertación improvisada más larga realizada por un mandatario en la historia de los periodos de sesiones de las Naciones Unidas.

En su intervención Fidel rompió tres reglas: no lo escribió, se presentó en uniforme de campaña y duró cuatro horas y 29 minutos. Además, fue interrumpido 30 veces por los aplausos de los presentes, un  hecho insólito en la historia de la ONU.

“( ….) Digamos adiós a las armas y consagrémonos civilizadamente a los problemas más agobiantes de nuestra era, esa es la responsabilidad y el deber más sagrado de todos los estadistas del mundo, esa es además, la premisa indispensable de la supervivencia humana”…….aplausos….

Han pasado 58 años de aquel histórico discurso de Fidel en la ONU y el pensamiento del líder de la Revolución Cubana y sus vibrantes palabras siguen alertando a la humanidad y recobran vigencia en el mensaje conciso y valiente ofrecido por el actual mandatario cubano ante los delegados de la Asamblea General.

Por primera vez desde que asumiera la presidencia del país, Miguel Díaz-Canel viaja hacia los Estados Unidos para hacer sentir la voz de la Isla en los predios de Naciones Unidas, pero también rinde tributo al invicto  Comandante  con su visita a Harlem, el barrio humilde neoyorquino  que abrigó y protegió a la delegación cubana, hace ya  58 años, el mismo lugar donde Fidel fuera recibido como líder de las causas nobles del mundo y  se le recuerda y nombra como símbolo de resistencia y triunfo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones