Search
Sunday 22 September 2019
  • :
  • :

Semblanzas de la guerra, 150 años después

“…La libertad es un sentimiento muy interior, que se expresa en el derecho de decir lo que se piensa y obrar sin perjudicar a terceros, pero con la consciencia de hacer las cosas como uno las cree…”

Ercilio Vento Canosa

Nacer en un país libre, sentirse libre y actuar como tal constituye uno de los más grandes privilegios que pueda tener cualquier hombre en la tierra. Un derecho por el que lucharon los cubanos desde el 10 de octubre de 1868. La fecha marca el inicio de las gestas independentistas con el alzamiento en La Demajagua, a partir de entonces se ganarían grandes conquistas.

Para el historiador matancero Ercilio Vento Canosa, la guerra contribuyó a redescubrir la esencia misma de la nación, hecho que paulatinamente llevó a las distintas generaciones, comenzando por el campo mambí hasta la presente etapa, a identificarse con lo que se vive en cada momento:

“Nunca el cubano tuvo un concepto de patria tan bien estructurado como en la actualidad, la patria era un elemento que oscilaba entre lo político y lo histórico, ahora la patria es un concepto raigal, está en la raíz misma de la consciencia de las personas.”

Esta lucha, que se extendería por diez años, tuvo los objetivos de lograr la independencia y la abolición de la esclavitud; sin embargo, con el tiempo emergieron varias corrientes, entre ellas la anexionista. Vento Canosa no imagina su Isla formando parte de las estrellas en la bandera americana.

“Hubiera sido una desgracia, nosotros tenemos a Puerto Rico como ejemplo que sin ser una anexión casi lo es, y las pautas históricas siempre trataron de impedir llegar a esa fase, tanto así que siempre se condicionó la libertad de Cuba a la de la región boricua.

“El principio de subordinación vale un precio y justamente cabe unir la palabra subordinación con la de discriminación porque para el gobierno de los Estados Unidos y para una parte considerable de su población los latinos somos una subespecie, por lo cual se asentarían grandes diferencias.”

El amor propio y al país que te acoge desde la primera vez en que abres los ojos distingue entre los valores fundamentales que debe tener un ser humano.

“Los aspectos subsistenciales son importantes para vivir, es importante comer, es importante vestirse, es importante tener un techo, pero es importante tener dignidad. Creo que no vale la pena tener techo, ni alimentarse, ni vivir si no se tiene dignidad.

“Si alguna cosa hizo la Revolución, que quizás no se le reconozca con frecuencia fue revitalizar en el cubano ese concepto y los argumentos para defenderlo a toda costa, con bloqueo, sin bloqueo, hasta dando la vida por la Isla. Hay un refrán que reza: “piérdase todo y sálvese la honra”. ”

Los cimientos de aquel proceso impulsado por Carlos Manuel de Céspedes en 1868 sentaron las bases de la obra revolucionaria.

“Usted puede o no ser partícipe de la Revolución, pero tiene que sentirse orgulloso de esa batalla, porque los primeros años de la obra Socialista fueron muy difíciles. Años de equivocaciones, de errores, siempre pensando en la guerra del 68, retomando la esencia patriótica de ese proceso. El hecho de que tengamos la gesta como precedente y ahora lo recibamos como una herencia puede consolidar lo que vamos a hacer en el futuro. “

Ercilio se considera una persona realizada, en una nación que no podía ser de otra forma, afortunadamente libre.



Estudiante de Periodismo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones