Search
Sunday 22 September 2019
  • :
  • :

Deporte y cultura van de la mano

El tema de que si el deporte es cultura, ocasionó durante muchos años divisiones de criterios en diferentes tertulias. Nuestro José Martí, a quien nada le fue ajeno, escribió sobre la importancia de los ejercicios físicos y el deporte, que consideraba como puntos fundamentales en la estructuración de una perfecta educación intelectual y moral. En uno de sus aforismos señalaba que “la mente ha de ser bien nutrida, pero ha de ver y legar en el desarrollo del cuerpo, buena cosa a la mente”.

El Barón Pierre de Coubertein, iniciador de los Juegos Olímpicos de la era moderna, expresaba sobre este tema que “el deporte cabe enfocarlo como antecesor del arte y como manifestación de éste. Procrea la belleza como crea al atleta, quien de por sí es obra viva del arte”.

Hace unos años  la destacada intelectual cubana Graziella Pogolotti, defensora del deporte y su historia, publicó un interesante trabajo vinculando ambas actividades, el que en una de sus partes señalaba: “el deporte se beneficia de la llamada cultura artística y literaria, sin dejar de ser por ello parte integrante de la cultura”.

Es ampliamente conocido el aporte cultural de Matanzas en los siglos XVIII y XIX,  algo que la marcó para la posteridad. Espontáneamente, junto a ese movimiento de poetas, escritores y artistas  surgieron las primeras actividades de índole deportivo, entre las que sobresalieron el béisbol, la lucha canaria, exhibiciones hípicas, gimnasios para ejercicios físicos, patinaje, el ajedrez o la pelota vasca, entre los más practicados.

Muchos textos editados en el mundo han contribuido al desarrollo científico técnico del deporte, otros, han sido portadores de los grandes acontecimientos realizados por el hombre en esta esfera, sin olvidar  a  los medios de difusión, en los que la información o la crítica de los hechos deportivos son seguidos diariamente por millones de personas.

En el caso nuestro, cómo no considerar al deporte como parte de la cultura cuando éste ha sido portador de la identidad nacional. El deporte cubano también ha escrito su historia desde el siglo XIX, acrecentada desde el triunfo revolucionario del primero de enero de 1959, que llevó el deporte a las masas populares consiguiendo resultados sorprendentes.

El cubano, amante del deporte por naturaleza, ya no sólo habla y discute de béisbol, el diapasón se ha extendido a todas las manifestaciones atléticas,  reafirmando su cultura deportiva. Es difícil desligar cultura y deporte, las dos marchan tomadas de las manos.



Comentarista-narrador deportivo en Radio 26. Matanzas. Cuba. Vive en Matanzas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones