Search
Sunday 17 November 2019
  • :
  • :

Música cubana para celebrar a Matanzas (+video, audio y fotos)

Con música cubana celebró la Orquesta Sinfónica de Matanzas el aniversario 325 de la fundación de la ciudad.

Bajo la batuta de la joven directora Ariadna Benítez Talabera, el concierto contó con las interpretaciones de la maestra Elvira Santiago y tuvo como invitado al pianista, compositor y arreglista matancero Alejandro Falcón.

“Estoy muy contento porque desde que se inauguró la Sala White, he tenido la oportunidad de venir a tocar aquí varias veces y me encanta hacerlo. Este fue un concierto especial porque con él celebramos los 325 años de nuestra ciudad. Cuando me lo comentó la directora Ariadna Benítez accedí sin pensar.

“He pasado unos días maravillosos, primero compartiendo con el excelente elenco que actuó en la gala y este concierto con piezas como Monserrate y Danzando entre puentes, que compuse hace diez años inspirada en Matanzas, Vals para Oshún y La dueña del mundo que, sin tener una dedicatoria directa a la ciudad, sí tienen que ver con la raíz afrocubana que bien se manifiesta en toda nuestra cultura y aquí en Matanzas tiene un peso fortísimo.

“Siempre que pueda vendré a la ciudad a ofrecerle mi música a los matanceros”.

Por su parte, junto a Elvira Santiago la formación sinfónica recurrió a temas emblemáticos de la cancionística cubana, entre ellos El jamaiquino, La engañadora, de Enrique Jorrín y Veinte años, de María Teresa Vera.

Ariadna Benítez reveló sus impresiones luego de la presentación. “Siempre trabajar con Alejandro Falcón es un tremendísimo placer, porque es un músico y una persona excelente. Nos sentimos en familia: somos matanceros, estudiamos juntos en la Escuela de Arte.

“Además es un reto porque es un músico genial. Cada vez que nos presenta un disco nuevo nos quedamos sorprendidos ante su talento y seguimos su música. Es maravilloso tocar con él.

“El trabajo con la orquesta es muy arduo y difícil, lleva mucho estudio de mesa, ensayos, interrelacionarse con los músicos. Hay mucho esfuerzo detrás de un concierto aunque este dure 40 minutos, una hora o dos”.

El público asistente pudo disfrutar además de antológicas piezas del pentagrama nacional como La bella cubana, del matancero José White, Longina, de Manuel Corona y Nosotros, de Pedro Junco.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones