Search
Tuesday 17 September 2019
  • :
  • :

Premios a la excelencia literaria de Matanzas

Cuatro de los diez Premios de la Crítica Literaria este año recayeron en textos publicados por Ediciones Matanzas, única editorial territorial del país que atesora más de una decena reconocimientos de este tipo, el máximo que concede el Instituto Cubano del Libro.

Las obras ganadoras resultaron Mi abuela es un primor, de Mildre Hernández; El que va con la luz, escrito por Francisco López Sacha;  Las pulsaciones de la derrota, de Damaris Calderón y Diez millones, de Carlos Celdrán, textos que fueron editados por Bárbaro Velasco, Norge Céspedes, Leymen Pérez y Alina López, respectivamente.

Afredo Zaldívar Muñoa, director de Ediciones Matanzas se refirió a las peculiaridades y cualidades de cada uno de ellos. Mi abuela es un primor, de Mildre Hernández, una escritora espirituana radicada en Santa Clara, quien ha ganado ya muchos premios importantes, entre ellos Casa de las Américas y de la Crítica en otras ocasiones.

“En esta oportunidad nos regaló una noveleta infantil en la que aparece Cuasi, un personaje que ella ha utilizado mucho en otros libros y cuya aparición en su más reciente libro se dedica a defender a los adultos mayores. Es un libro bellísimo y nos alegra muchísimo que haya sido reconocido.

El que va con la luz es, a mi criterio como lector asiduo de Sacha, su mejor novela. Es un honor para Ediciones Matanzas haber asumido la responsabilidad de tan interesante texto, breve pero muy legible, de una fineza tremenda, una escritura magnífica y conceptualmente una novela de amor donde resalta cierto misticismo. Es muy poética también, a pesar de que cuenta una historia.

Las pulsaciones de la derrota, de una de las grandes poetas cubanas de todos los tiempos, la jagüeyense Damaris Calderón, quien ha merecido muchísimos reconocimientos. Este libro fue publicado en Chile donde ganó un premio muy importante dentro del contexto hispanoamericano y al mejor libro del año.  

Diez millones del dramaturgo, director teatral y Premio Nacional de Teatro Carlos Celdrán, es una obra que ha sido representada con un éxito impresionante en Cuba y el extranjero”.

Con Mi abuela es un primor, Mildre Hernández alcanza su segundo premio de la crítica. Merecerlo junto a Ediciones Matanzas, dijo, representa un orgullo para su carrera en el mundo de las letras.

“Siempre un premio es bien recibido y me da mucho placer. Los premios de la crítica realmente si uno se pone a analizar en el mundo literario a nivel internacional se le dan a los libros publicados. Así que aquí, como en cualquier lugar del mundo, es uno de los más sobresalientes. Para mí que Cuasi haya sido Premio de la Crítica es un inmenso placer porque es un personaje que se está haciendo visible”.

Leydi González, prestigiosa escritora de literatura infantil, recalcó los aciertos del texto Mi abuela es un primor. “Ediciones Matanzas, desde la experiencia que tenemos en Villa Clara, es considerada una editorial muy seria, que trabaja muy bien tal como lo demostró con estos cuatro premios de la crítica.

“El libro es un producto que está muy bien logrado con los recursos que tienen las editoriales de provincia. Mildre está muy satisfecha con la edición y la corrección. La visualidad también acompaña muy bien la historia por lo que resulta una propuesta realmente atractiva. Quizás con otros materiales y otra imprenta hubiera sido mucho mejor, pero este es un título en verdad excelente”.

Por su parte, Norge Céspedes, editor de la novela El que va con la luz, de Francisco López Sacha, se refirió a los elementos en los que se basó el autor para construir la historia que narra.

“Es una obra de madurez que abarca una etapa muy peculiar porque precisamente está relacionada con el paraíso, con Dios, con uno de los ángeles que cuidan el Jardín del Edén. El argumento se dedica a cómo este ángel descubre la vida humana y en este proceso también encuentra el amor, establece una relación de pareja y se le revela ese mundo.

“La novela se convierte en una búsqueda de ese ángel en su vida, en su ser; es una manera también de analizar lo que es el poder y cómo el individuo puede sobreponerse y salir adelante en medio de situaciones complejas”.

Asimismo resaltó las singularidades de la novela “y es que está construida desde la palabra que es fundamental. Justamente, desde esa visión mínima de la escritura el texto va creciendo.

“No se trata de una obra ajena a Cuba ni siquiera por el tema, en primer lugar porque está relacionada con el ser humano que es el mismo en todas partes y, además, porque Sacha desde su experiencia en zonas geográficamente distantes de Cuba, sabe colocar socarronamente en sus descripciones elementos que la acercan a nuestro contexto como pueden ser las palmas o cañaverales”.

Los diseños de cada uno de los libros de Ediciones Matanzas ganadores del Premio de la Crítica Literaria son fruto del talento creativo de Johan Trujillo. Pero no solo reconocimientos tiene el colectivo dirigido por Alfredo Zaldívar, pues comparte la difícil realidad de casi todas las editoriales del país.

Sin lanzarnos en mayores análisis concluiremos que no se corresponden los resultados alcanzados con las condiciones materiales de las que disponen, señaló Zaldívar. “Nosotros trabajamos como nadie se lo imagina: con guillotina y presilladoras rotas, sin presillas, pidiendo favores todo el tiempo en el poligráfico, en Geocuba, Artes Gráficas, la universidad y préstamos de materiales diversos.

“Hemos tenido ayuda hasta donde se puede de la Dirección provincial de Cultura y el Centro provincial del libro con cuestiones complicadas como el papel, pero realmente, los insumos llegan tardísimo. Ahora mismo tenemos problemas con la tinta, con las tecnologías informáticas: nuestras computadoras están a punto de colapsar, no tenemos impresora, nuestros scanner prácticamente no funcionan por los años que tienen, nuestra Internet es de palo.

“La creación se hace muy difícil no solamente para nosotros, sino para el resto del país. Lo que ocurre es que nos sentimos muy comprometidos con el catálogo y los autores que confían en nuestro trabajo y hacemos nuestro mayor esfuerzo porque los libros salgan con la mayor calidad.

“Lo que sí resulta evidente es que, si con la situación precaria que tenemos logramos estos resultados, entonces con condiciones mejores desarrollaríamos un trabajo mucho mejor”.

No obstante, como si los retos asumidos hasta este momento no fueran suficientes, los trabajadores de la editorial Matanzas se aventuran en otros proyectos editoriales igual de ambiciosos y exigentes.

“Estamos muy felices por estos resultados y muy contentos porque los autores sigan confiándonos sus obras, libros que son muy valiosos para nosotros. Aprobamos también nuestro plan editorial y el plan especial que también estará muy cargadito con propuestas de escritores cubanos y extranjeros. Llegarán algunas sorpresas. Esperamos que nuestros libros sigan alcanzando estos reconocimientos”.

Cuatro premios de la crítica literaria que enaltecen nuevamente las producciones de una editorial que a sus 40 años recién cumplidos se instituye como una de las más importantes del país.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones