Search
Tuesday 19 November 2019
  • :
  • :

Wilda Almagro: tremendamente feliz por haber conocido al Che

La fecha exacta Wilda Beatriz Almagro Torriente no la recuerda, pero muchos otros detalles se mantienen frescos en su memoria cuando repasa el día en el cual conoció al Comandante Ernesto Guevara.

Cuando el Che fue Ministro de Industrias, por los años 60 del siglo XX, instrumentaba reuniones con los administradores de las empresas en cada provincia –dice Wilda-; en Matanzas la Delegación de ese ministerio radicaba en Milanés cinco.

Allí estaban los administradores o directores de las industrias de la ciudad, entre ellas la Rayonera, la Jarcia, la fábrica de escobas; al Comandante le gustaba palpar la situación, añade Almagro Torriente sentada en el sillón habitual que ocupa en la Casa de Abuelos Antonio Dicirt, de la calle de Río.

Al trío de taquígrafas integrado por Nereyda Turro Martínez, Elda Antuña Caro y Wilda, trabajadoras de la Empresa Eléctrica, le correspondió realizar el acta de la reunión.

Sentadas detrás, se nos acercó el Comandante y nos preguntó si alguna era taquígrafa parlamentaria y yo le contesté que la única parlamentaria era esa, la grabadora rusa de cinta, enorme, que nos acompañaba. Después quiso saber dónde trabajábamos y qué hacíamos; al poco rato comenzó el intercambio, cuenta la cubana de 80 años de edad.

 “Era un salón enorme, por eso acordamos escribir lo que decían en áreas previamente repartidas entre nosotras, pero las tres tomamos nota de lo que decía el Che. Se discutió la situación de las empresas de Matanzas.

“Uno de los hechos que me impactó fue que la única mujer que había entre los directivos era la administradora de la fábrica de escobas, a la cual Guevara le preguntó su responsabilidad y nombre, recuerdo que era Veneranda.

“El Che era muy enérgico, iba al detalle de las actividades, se interesó por la economía de la ciudad y la provincia de Matanzas, la reunión se extendió porque preguntó a cada uno cómo contribuía a la economía. 

“Lucía lindo, era un hombre bien hecho, arreglado, interesante, irradiaba respeto, muy serio, muy revolucionario, íntegro y humano, dio pruebas de ello al luchar por tantos pueblos.”

Wilda lamenta ser mala para las fechas y se confiesa ahora incapaz de tomar notas taquigráficas con agilidad, pero asegura que Nereyda y Elda, al igual que ella, se sienten orgullosas y tremendamente felices por haber conocido al legendario Guerrillero Heroico.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones