Search
Sunday 17 November 2019
  • :
  • :

La tarea de Historia

Los estudiantes del aula 9º 10 –poco más de 20– pensaron que la clase de Historia había terminado cuando un grito de la profesora los devolvió al asiento. “No se pasen de listos que falta la tarea”, agregó la maestra luego del alarido.

A esa jornada había correspondido conversar sobre el 11 de octubre en Yara y lo que pasó en Bayamo del 18 al 20 del propio mes durante el año 1868, además de la implementación de una pregunta escrita que ponía a pensar a los alumnos sobre la corriente anexionista.

La profe leyó de su plan de clases: “Diga cómo se desarrolló la primera carga al machete contra el colonialismo español, el cuatro de noviembre de 1868.” Luego, aclaró: “Busquen en el libro; ahí se explica todo.”

***

Tanto la profesora como el libro pecaron de incongruencia en lo que a la fecha del hecho atañe. Un error arrastrado por años en nuestra historiografía al confiar ciegamente en lo escrito en el diario de campaña del Generalísimo Máximo Gómez Báez.

Lo expuesto el pasado 12 de octubre por el periodista especializado en temas históricos de la revista Bohemia, Pedro Antonio García, en su artículo El machete como arma, despeja las dudas:

“En la comunicación oficial que el comandante general del departamento oriental del Ejército español, fechada el 1º de noviembre de 1868, enviada al capitán general, se informaba que `la columna de Quirós, entre Baire y Jiguaní (le había dado), un nuevo alcance a una reunión de cuatro partidas en fuerzas como de 600 hombres´.

 “Al día siguiente un segundo informe, también remitido por el comandante general del departamento oriental se refería a `la acción sostenida por los insurrectos a un kilómetro de Baire el 25 de octubre próximo pasado por la columna del señor coronel don Demetrio Quiroz y Wegler´. Este último parte fue reproducido por La Gaceta de La Habana en su edición del 3 de noviembre.

“Se ha precisado que fue el 26 de octubre –y no el 25, como afirman los documentos antes mencionados– que Quiroz abandonó Baire, por lo cual se infiere que fue ese el día del combate. Lo que sí es imposible que dos comunicaciones del 1º y 3 de noviembre puedan describir un hecho acaecido el día 4”, finaliza el periodista.

La respuesta a la tarea

La tropa de aproximadamente 700 hombres, comandada por el coronel peninsular Demetrio Quiroz, partió de Santiago de Cuba con el objetivo de recuperar Bayamo, libertada días antes por el joven ejército independentista.

Enterado de la cuestión, Carlos Manuel de Céspedes encomendó al mayor general Donato Mármol la misión de detener la avanzada. La orden coincidía con la llegada al campamento en cuestión de un dominicano que, según las recomendaciones, conocía bastante de guerra, al menos mucho más que cualquiera de los que estaban allí.

Esa resultó la prueba de fuego en Cuba del hombre al cual, muchos años después, llamarían cariñosamente “el viejo”. Por entonces, Máximo Gómez Báez no superaba los 40 años.

Cerca de la zona conocida como Tienda del Pino, entre los arbustos que cubrían el camino Real, se agazapó el aún capitán con los 200 soldados conferidos a su batuta. Cuando apareció la tropa española, se formó “la caliente”.

Pocos eran los guajiros conocedores de las armas de fuego y su funcionamiento, pero…, quién les iba a hacer un cuento a aquellos hombres sobre cómo empuñar un machete. Ese resultó el protagonista del día.

“Los panchos”, cuenta la historia, se las vieron feas. Menos de la mitad quedó con vida después de los 15 minutos que duró la acción.



Estudiante de Periodismo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones