Search
Sunday 22 September 2019
  • :
  • :

En Ágora los jóvenes tienen la palabra

El vocablo Ágora designaba en la antigua Grecia a la plaza de las ciudades-estado ‘polis’. En principio albergaba el mercado y luego se convirtió en la sede de las asambleas, el verdadero centro político de la ciudad.

Inspirado por el ideal democrático que alentó a los helenos, David Noda García, estudiante de cuarto año de Periodismo en la Universidad de Matanzas trasladó el concepto a la juventud cubana de pleno siglo XXI:

“Soy el director de la revista Ágora, proyecto con el objetivo de propiciar el análisis, el debate y propuestas de soluciones a problemáticas de la realidad cubana desde una perspectiva juvenil. Para lograrlo empleamos códigos del lenguaje fácilmente interpretados por las nuevas generaciones y atractivos para facilitar su recepción en este público.

“Tuve la idea de crear un espacio para que los jóvenes hablaran de política. En la sociedad actual se percibe cierta apatía, desinterés por abordar estos temas. Muchos consideran que son manidos y no le otorgan la importancia que requieren, pero en realidad la política está relacionada directa o indirectamente con cualquier esfera de la vida, desempeña un rol determinante. Si no nos involucramos nosotros, reflexiona: ¿Quién defenderá nuestros intereses?”.

Acercar a los jóvenes cuestiones complejas de la actualidad nacional e internacional sin asomos de ´teque´ o convertirse en ´tabaco´ resulta uno de los mayores retos:

“Intentamos que exista variedad de puntos de vista y eso lo logramos con los colaboradores. Nos tributan información estudiantes de Periodismo, alumnos de otras carreras como Derecho y Estudios Socioculturales quienes nos apoyan no solo con escritos, sino con el diseño, realizan caricaturas.

“También contribuyen profesores de diferentes departamentos (Marxismo-Leninismo, Derecho, Periodismo) y áreas del conocimiento lo que aporta legitimidad a la publicación, pues permite la oposición de diferentes fuentes de datos y disciplinas. Ágora se basa en la construcción colectiva del saber. El lector se acerca al tópico que abordamos y luego puede contrastarlo con sus experiencias personales.”

La revista se enriquece, además con la contribución de reconocidos profesionales:

“Al principio fue difícil. El primer número prácticamente se publicó con obras de profesores, solo escribimos dos estudiantes y empleamos también trabajos de otros medios. Para el segundo número logramos colaboraciones importantes como fue el caso de la doctora Thalía Fung, de la Universidad de La Habana con un trabajo sobre Carlos Marx, a propósito de su bicentenario, y la vigencia de su pensamiento económico en el contexto de las transformaciones que realiza el país. También contamos con el periodista Cuscó Tarradell, del Sistema Informativo de la Televisión Cubana quien nos propuso la transición generacional a la nueva presidencia en Cuba. Logramos una mayor incorporación de educandos y para el tercer número, ya a punto de su publicación, conseguimos una participación mayoritaria de ellos.

“Tenemos también autores fijos, pero estamos abiertos a cualquier posibilidad. Tratamos que prime la diversidad, elemento fundamental para garantizar el debate y conservar la frescura, pienso que es muy enriquecedor cuando la reflexión proviene de varias perspectivas.”

¿Será Ágora un proyecto para el futuro o solo una pasión de los febriles años universitarios?

“Soy muy ambicioso con este proyecto. Tenemos muchos problemas con la versión impresa debido a la carencia de papel, la tirada máxima que alcanzamos es de 200 ejemplares solamente. Una de las perspectivas es justamente ampliar su alcance mediante una fuente de financiamiento que garantice al menos las hojas. Aspiramos también a crear un multimedio universitario que incluya un programa radial, actualmente detenido por problemas técnicos, un audiovisual ahora en proceso de edición y planificamos el lanzamiento de un blog. La web nos permitirá una mayor divulgación y eso es fundamental en esta etapa aun incipiente. Queremos sumar más personas porque ese apoyo aliviará nuestro trabajo y permitirá que nos concentremos en otras aristas de la gestión editorial y en otras tareas que nos reclaman como el estudio.”

El activismo de David fue premiado con lo que más le satisface, la posibilidad de participación:

“El X Congreso de la Upec (Unión de Periodistas de Cuba), de alguna manera marcó mi vida. Me dio más fuerzas para continuar porque los profesionales del gremio conocen los problemas que tienen y se enfrentan, quieren transformar las cosas y desarrollar su labor de la mejor manera posible. La nueva presidencia de la organización despierta mucha confianza, nos van a representar dignamente. En lo personal me bebí todo lo que pude de los grandes que estaban ahí como el profesor Luis Sexto, maestro de periodistas a quien tuve la oportunidad de entrevistar. Me habló sobre los desafíos de la Upec en este escenario social y de su satisfacción personal por las cualidades de los colegas que nos dirigen ya que son muy valientes y renovadores, capaces de impregnar el espíritu que en su momento Moltó imprimió y continuar su legado”.

David Noda García decidió que, definitivamente, no se cruzaría de brazos porque el mundo requiere de todos para mejorar. La llama de la acción encontró fértil terreno en este estudiante y contagia ya a sus compañeros y profesores de la Universidad de Matanzas en el anhelo de fundar ágoras para la discusión y la polémica, donde los jóvenes tienen la palabra.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones