Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

Amanecer verde olivo en Santiago de Cuba

Noviembre, al igual que enero y abril, son meses cargados de historia, de hechos inolvidables, de acciones ligadas por siempre a la lucha de los pueblos por su independencia y soberanía.

El 30 de noviembre de 1956, luego de paciente y abnegada labor organizativa, las células del 26 de Julio en Santiago de Cuba encabezaron el levantamiento popular de la entonces capital oriental, en apoyo al desembarco del yate Granma, que debía producirse ese día, dirigido por el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.

Frank País, encargado de la direccion del Movimiento 26 de Julio para asumir tan alta responsabilidad, tuvo que renunciar a su trabajo como maestro, dedicándose por entero a los preparativos del levantamiento.

De verde olivo se vistió la ciudad de Santiago aquel 30 de noviembre. Más de 400 jóvenes salieron a las calles con los brazaletes y uniformes del Movimiento 26 de Julio.

Pepito Tey, Otto Parellada y Tony Alomá, las tres bajas revolucionarias de aquel día, habían cumplido su promesa, Cuba tenía tres nuevos mártires.

El levantamiento del 30 de noviembre en Santiago de Cuba y el desembarco del Granma fueron un llamado a la juventud para seguir en la lucha por la libertad de la Isla, ya que luego de abandonar Tuxpan, la expedición estuvo sometida durante su viaje a una serie de contratiempos, por lo que le fue imposible llegar en la fecha indicada.

Este 30 de noviembre ha pasado también a la historia y el pueblo matancero recuerda el paso de las cenizas del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz por nuestra provincia para ser depositadas en el cementerio de Santa Ifigenia, donde actualmente reposan.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones