Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

Almas abiertas, ojos cerrados

El mundo no puede entrar. Nos aseguramos de dejarlo fuera antes de meternos en esta burbuja para dos donde todavía está de moda escuchar a Bola de Nieve, ese negro feíto y maravilloso que sabía, como nadie, confesarse al piano: “Adiós felicidad/casi no te conocí.”

A ella se le enreda el pelo en el cable de los audífonos. Cuando intento ayudar lo dejo todo más enmarañado. Reímos por un rato antes de que el cantante vuelva a la carga inundando la habitación con su melancolía.

“Pasaste indiferente/sin pensar en mi sufrir.”

Afuera hay bocinas de esas que te violan el oído con sus altos decibeles de sexo explícito, por eso se agradece tanto la frescura de un bolero.

“Todo mi empeño fue en vano/no quisiste estar conmigo.”

Bola de Nieve murió hace 47 años y aún así está aquí y ahora, cantando solo para nosotros dos este temazo de Ela O’ Farrill. La grabación es tan clara que a uno se le eriza la piel con los detalles. A este concierto asistimos con las almas abiertas y los ojos cerrados. La música nos traspasa, nos acuna, nos recuerda por contraste que somos un par de afortunados, cada uno la mitad del otro.

“Y ahora me queda más honda/ esta sensación de vacío.”

El Bola sabe lo que canta, lo que cuenta. Nos hablan al oído, y por su boca, los fantasmas de los amantes de todos los tiempos vividos y por vivir, con su inventario de penurias, traiciones, desengaños…

“Adiós felicidad/casi no te conocí/ Pasaste indiferente/sin querer nada de mí.”

No se puede evitar caer en semejante trampa sonora, la de acordarse de fracasos que vivió cada uno por su lado antes de acertar al mezclar nuestras almas, nuestros cuerpos.

“Pero tal vez llegue el día/en que pueda retenerte.”

El reproductor se detiene cuando la pista de audio llega a su fin. Aterrizamos suavemente después de volar tan alto por la mera gracia de esta canción soberbiamente interpretada. Cuesta dormirse luego, porque un pensamiento toma forma en un rinconcito de la mente, acaso una sospecha: ¿y si todo esto que vivimos no es más que una canción?

“Mientras con la esperanza/ de ese día he de vivir.”




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones