Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

Un regalo de La Colmenita para los educadores matanceros

La necesidad de rescatar el pensamiento martiano para las presentes y futuras generaciones de cubanos es parte del mensaje de la obra para adultos “Crecer con Martí y Fidel” que presentó uno de los talleres de la compañía infantil La Colmenita en el cine-teatro Velasco, de la ciudad de Matanzas.

La puesta en escena se dedicó especialmente a los profesores, según comenta Crístofer Sánchez, integrante de la agrupación artística:

“Creo que esta vez es un poco a la inversa, pues los estudiantes tuvieron la palabra y mostraron a los educadores lo que saben del Héroe Nacional. Pienso que para los maestros fue también un momento de aprendizaje sobre la mejor manera de impartir con eficacia los contenidos históricos. Es nuestro homenaje a la gran labor que ellos realizan cotidianamente”.

Acerca de las particularidades de la obra, comenta Crístofer con una elocuencia y dominio raros en un adolescente:

“Esta es una presentación que consta de dos partes: la primera es un conversatorio donde se narran las experiencias de los integrantes del taller en su interacción con la obra martiana. Ellos escriben diarios donde reflejan sus conversaciones con los compañeros del barrio y de la escuela sobre lo que se les enseña aquí. Es un intercambio muy atractivo porque le tomamos el pulso a la realidad y descubrimos el justo lugar del Apóstol en la vida de los niños y jóvenes.

“La segunda parte la incluimos luego del 25 de noviembre de 2016 y, por supuesto, está dedicada a Fidel. Los textos son de Carlos Alberto Cremata “Tin”, nuestro director, con música de Silvio Rodríguez, Carlos Puebla y Eduardo Saborit”.

Las laboriosas abejitas asumieron en esta oportunidad el reto de acercar la vasta creación de Martí a los “pinos nuevos” en tiempos en los que se apresura la infancia e impera el mal gusto, así lo refiere la colmenera Anelis Díaz:

“¿Por qué los estudiantes saben tan poco de Martí cuando es el núcleo de un contenido que se imparte desde los primeros años de instrucción e incluso antes? Creo que se debe al contexto, al predominio de una cultura deformadora y que nos deslumbra con su brillo, pero que carece de valor, si a eso se le añade el modo superficial o mecánico con que muchas veces se enseña la vida y obra martianas resulta comprensible, aunque en modo alguno justificado, tal desconocimiento.”

Los maestros, por su parte, acogieron la presentación como un regalo y una pauta para intencionar su trabajo en las aulas, según explica Lester Almeida, profesor de la Escuela provincial Pedagógica René Fraga Moreno, de la ciudad de Matanzas:

“Nuestra prioridad y razón de ser es que los estudiantes aprendan todo lo posible e incentivar en ellos el gusto por saber. La formación de valores es igualmente uno de los principales objetivos. En Martí y Fidel confluyen ambos ámbitos: el del conocimiento y el de los principios, creo que existen pocos ejemplos de hombres tan consecuentes. Por tales motivos siempre deben estar presentes en nuestro quehacer. Agradecemos a La Colmenita este regalo”.

Distinto a lo que algunos piensan, La Colmenita es mucho más que una compañía artística; es, sobre todo, un proyecto educativo de acuerdo con Crístofer Sánchez:

“En este grupo desarrollamos cursos de  canto, baile, actuación, pero hace ya unos cinco años el más importante ha sido este que presentamos aquí. El 80 por ciento del tiempo que permanecemos en la compañía lo empleamos en aprehender la creación martiana, no como se hace en la mayoría de las escuelas donde los pequeños aprenden de memoria algunas frases o versos para recitarlos luego en los matutinos o escribirlos en las pruebas.

En nuestro caso estudiamos sus textos como un ejercicio teatral, ese es el primer paso, pero luego los trasladamos a nuestras circunstancias y en ellos encontramos muchas respuestas, pues nadie duda que las ideas de José Martí tienen y tendrán plena vigencia. Esto lo hacemos con los Versos Sencillos, las cartas a María Mantilla, los números de La Edad de Oro, Ismaelillo, o sea, escritos que los infantes pueden entender aunque, como es lógico, sabemos que una inmensa parte de su producción literaria queda en penumbras”.

Dos personalidades de hondo impacto en la educación cubana son, sin dudas, José Martí y Fidel Castro. Corresponde ahora a las actuales generaciones conservar su legado para la Cuba del mañana.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones