Search
Wednesday 18 September 2019
  • :
  • :

Algo más que Un traductor

                                          Tomada de Cubadebate

Por Mario Ernesto Almeida

Durante el recién concluido Festival del Nuevo Cine Latinoamericano el largometraje cubano-canadiense Un traductor apareció en los cines nacionales.

El filme narra la encrucijada de un profesor de literatura rusa en la Universidad de La Habana ante la llegada al país de las víctimas del accidente nuclear de Chernóbil. Su protagonista, el actor brasileño Rodrigo Santoro (Malin), funge como intérprete entre el equipo médico y los pacientes.

A él le ha correspondido atender el grupo infantil de los afectados y, más que palabras, ha de traducir culturas, sensaciones, dolor y hasta sentencias médicas. Sufre todo lo que acarrea ser emisor y receptor de tragedias.

Poco a poco el trabajo se convierte en una obsesión y la familia va quedando en un segundo plano, situación agudizada por cambios drásticos en la economía cubana que aparecen como la antesala del período especial.

La falta de comunicación entre familiares, la incomprensión de la pareja, las contestas inapropiadas… colocan a Malin en el centro de una tormenta.

                                          Tomada de vistarmagazine.com

Basada en hechos reales, la película resulta ópera prima de los hermanos Rodrigo y Sebastián Barriuso, quienes se inspiraron en la historia de sus padres a la hora de dirigir la cinta.

El estreno aconteció a inicios de 2018 y mereció el galardón a Mejor Dirección en el Festival Internacional de Cine de Shanghai, China. Asimismo, obtuvo el Premio del Público en la vigésima edición del Festival FILMAR en América Latina, celebrado en Suiza.

La producción, matizada de manera constante por diálogos en español y en ruso, cuenta con la participación de actores cubanos como Yoandra Suárez en el papel de Isona, esposa del protagonista, y Osvaldo Doimeadiós, quien interpreta a uno de los doctores. Por la parte europea destaca Genadijs Dolganovs, en representación de Vladimir, padre de un pequeño.

Sobresale la actriz Maricel Álvarez en la interpretación del personaje de Gladys, enfermera argentina que ofrece servicios en la nación caribeña.

El largometraje quizás no pase a la historia como un ícono de la filmografía cubana, pero cuenta con valores dramáticos indiscutibles: la trama, la banda sonora, la labor actoral, la fotografía…

Nos regala vestigios históricos llenos de matices de esa Cuba que acogió a los niños de Chernóbil. Coloca al espectador ante un hombre que se ve superado en todo sentido por el humanismo y tiene que convertirse, por el bien de su integridad moral y psicológica, en algo más que un traductor.

                                          Tomada del tráiler en Y0utube



Estudiante de Periodismo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones