Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

Cuevas de Bellamar, verdadera maravilla

Ningún accidente natural de la provincia de Matanzas gana a las Cuevas de Bellamar, caverna de singular belleza que, junto a sus valores espeleológicos, es un sitio de reconocimiento internacional.

Situada en una de las suaves colinas que bordean la majestuosa bahía de la ciudad, es el centro turístico en funcionamiento más antiguo de Cuba.

La apertura al público con fines comerciales data de 151 años, cuando el avispado minero español Manuel Santos Parga abrió la espelunca a los ávidos ojos de los habitantes de la urbe, el 22 de noviembre de 1862.

Los matanceros hablan orgullosos de las Cuevas de Bellamar y la consideran una verdadera maravilla ya que el descubrimiento casual en áreas de la antigua finca La Alcancía, estuvo rodeada de un misterio que invocaba incluso al propio infierno.

Inesperado subterráneo

¿Cómo fue hallada la Cueva de Bellamar? En 1861, la finca La Alcancía, del minero español Manuel Santos Parga, era un hervidero de trabajadores, que extraían piedras para construir un teatro en Matanzas.

Justo Wong, empleado de origen asiático, cavaba el duro suelo y de pronto su barreta se perdió por un hueco abierto de improviso. La leyenda de que Wong había tocado la puerta del infierno se regó por los supersticiosos operarios, quienes rehusaron volver a la zona. Santos Parga decidió cortar con los comentarios y fue el primero, auxiliado por una soga, en penetrar en el interior de la cavidad.

El recorrido impresionó y entusiasmó al gallego, quien acondicionó el subterráneo, hoy la Cueva de Bellamar, y lo abrió al público un año después.

Las visitas permanecieron hasta 1939; ocho años después se reabrió hasta la actualidad.

300 mil años de edad

La Gran Paleo-Caverna Bellamar, en Matanzas, tiene una extensión estudiada de más de 20 kilómetros, y los espeleólogos ubican su antigüedad en 300 mil años. En sus recorridos investigativos han hecho importantes hallazgos paleontológicos, entre ellos una amplia gama de procesos cristalinos en las paredes.

Una escalera con más de centenar y medio de peldaños introduce al visitante, que es recibido por la vedette de la cueva, una estalactita con 32 siglos de vida, acorde con los expertos, denominada El Manto de Colón.

Esta es la formación más grande y a la vez la más antigua del afamado sitio, que se presenta en forma de cascada con una altura de 12 metros.

Dividida en cuatro sectores, las galerías y salones de la Cueva de Bellamar están tapizados de estalactitas, estalagmitas y helictitas, estas últimas de caprichosas formas horizontales.

Atractivas propuestas

Diseñados por la naturaleza y bautizados por el hombre, en la Cueva de Bellamar se hallan un Túnel del Amor, La Capilla de los 12 Apóstoles, La Garganta del Diablo, El Paso de la Lluvia, El Salón de las Nieves y Los Templos a San Pedro y el Gótico.

La piedra Si me tocas no me olvidas, las Salas del coco rallado y de la bendición, las Fuentes del matrimonio, el divorcio y la juventud, así como El baño de la americana están incluidas dentro de las propuestas a los visitantes, en un recorrido de kilómetro y medio y 45 minutos de duración.

Sobre esta última existe la leyenda de que una veraneante estadounidense se perdió en ese sitio cuando decidió refrescarse en las cristalinas aguas.

Sin embargo, mujeres de muchas nacionalidades han hecho caso omiso a esa fábula, y se han bañado en el tranquilo manantial de la Cueva de Bellamar.

Tomado de Radio Reloj



Radio 26 es la emisora provincial de Matanzas, planta matriz de la cadena de radio de nuestra provincia cubana. Está ubicada en la capital matancera, en la calle de Milanés esquina a Guachinango, en las alturas de esta bella ciudad rodeada por el valle Yumurí y la bahía de Matanzas. Twitter: @radio26cu Correo: emisora@r26.icrt.cu


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones