Search
Friday 20 September 2019
  • :
  • :

Había una vez la Feria del Libro en Matanzas

Se aproxima la Feria del Libro una vez más a Matanzas y con ella las expectativas sobre lo que sucederá en dicho evento. La Feria Internacional del Libro siempre es una eventualidad para los cubanos, mucho más cuando somos matanceros, amantes de la literatura y herederos de una enriquecedora tradición literaria.

Sin embargo, no basta con ostentar titularidades, cuando resulta un hecho que el evento más esperado del año ya no es hoy lo que antes era.

Matanzas es una de las provincias más privilegiadas en cuanto al número de casas editoriales con las que cuenta. Conocemos por demás el arduo trabajo del Centro del Libro y las casas editoras matanceras en la organización y coordinación de este evento, pero sin embargo cabe preguntarnos si son suficientes las tareas que se acometen  en la concepción de dicho acontecimiento y si existe cohesión en el trabajo de las autoridades responsables del mismo.

Este es un cuestionamiento que pasa año tras año por el justiprecio social. Las personas valoran, evalúan y aprecian el desenvolvimiento y la calidad con que se efectúa este habitual suceso literario.

Una feria ocurre en 2018, otra en 2019 y los criterios detractores no culminan hasta una nueva edición, donde los que soñamos por las letras soñamos también con una feria más organizada y emplazada.

Cuando esta periodista era una pupila su madre la llevaba del brazo a una feria repleta de público asistente, con variadas ofertas gastronómicas y una excelente demarcación de ventas de libros. No faltaban tampoco las buenas propuestas callejeras para el disfrute del público infantil y los estantes abarrotados de cuanto libro deseara llevarse usted a casa.

Era niña, sin embargo lo recuerdo, porque resulta imposible olvidar la algarabía, el júbilo y la movilización que generaban en Matanzas las Ferias del Libro trece años atrás.

De aquellos felices días recuerdo las filas interminables que formaban las madres para comprar a sus hijos Había una vez o , más que eso recuerdo que nadie se quedaba sin alcanzar ejemplares, pues la cifra de publicaciones eran suficientes para todos y no permanecían bajo el candado de un pequeño gremio de funcionarios de la cultura y las letras o vendedores de la misma feria con el objetivo de conservarlos bien guardaditos para sus hijos, parientes y allegados.

De otras problemáticas que afectan el desarrollo del evento literario más importante del año pudiésemos conversar en diversos momentos. Para este 2019 la muestra está prevista a efectuarse en el paseo de la calle Narváez, una alentadora noticia para aquellos que vislumbran que esta vez el encuentro literario puede ganar en constancia, organización, calidad y tener un final feliz como en los cuentos de Había una vez.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones