Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

La cultura de la incultura

Recuerdo cuando era niño allá en El Marey, un caserío a nueve kilómetros al norte del pueblo de Aguacate, antigua provincia de                   La Habana, había un hombre que tenía un nivel cultural superior a la mayoría de los que residían en aquella zona, hablo de los años 50 del
pasado siglo. El erudito se llamaba Zoilo Sosa.

Muchas personas le consultaban sobre diferentes temas y, generalmente, les respondía a todos, supongo que aunque no tuviera los conocimientos exactos, de todas formas era el que más sabía. Su cultura venía, además de los estudios cursados -hoy desconozco cuál era su nive-, de leer la revista Bohemia y Selecciones, esta última editada en EE.UU. Así que Zoilo tenía una cultura avalada por ambas publicaciones.

En 1959 triunfó la Revolución. En 1961 Cuba se declara libre de analfabetismo, le siguió la batalla por el sexto grado, se abrió la
Facultad Obrero-Campesina y la Universidad estuvo, y está, al alcance de todos, así que la cultura se universalizó para los cubanos.

Si antes Zoilo tenía cultura de Bohemia y Selecciones, hoy un segmento de cubanos y cubanas tienen cultura del cable, paquete o cargue; voy a traducir estos términos para que los no nacionales entiendan a qué me refiero.

Cultura del cable es una enredadera de cables coaxiales que tejen muchas ciudades llevando a los televisores aquellos programas banales
y desinformativos que se generan, en tiempo real, en EE.UU., mientras que paquete o cargue es de la misma factura, pero transportada por
memorias flash o discos duros externos.

Para ilustrar lo planteado voy a exponer dos ejemplos. Mientras se desarrollaba la Feria del Libro en La Habana recibí la visita de un
familiar con cultura de cable. En casa teníamos puesto el noticiero estelar de la televisión y se transmitía un reportaje donde salía
Frei Betto, de joven. Entonces ella me dice: “Qué será de ese hombre que hace tiempo no lo veo y ya no viene a Cuba”. Me dejó sin palabras porque en esos precisos días Frei Betto salía casi a diario por la televisión, como invitado a la Feria.

El segundo ejemplo también me llegó de muy cerca, esta persona tiene cultura del cargue o paquete. Fui a visitarla y en medio de la
conversación me dice: “¿Es verdad que hay problemas en Venezuela?”. Imagínese qué decir, fue el día 24 de febrero, o sea un día después del señalado por Trump como el fin de la caída del socialismo venezolano.

No estoy en desacuerdo total con el consumo de lo que se muestra en cualquiera de las variantes antes señaladas, pero sí estoy en
oposición de no tener un perfil más amplio, que incluya televisión, radio y periódicos de Cuba, para conocer que está sucediendo en casa.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones