Search
Thursday 14 November 2019
  • :
  • :

La viril respuesta de Fidel devino consigna de los cubanos

Desde una tribuna improvisada el 5 de marzo de 1960 Fidel pronuncia por primera vez la consigna ¡Patria o Muerte! al despedir el duelo de las víctimas en la explosión del barco francés La Coubre.

Ante una multitud de personas, cuyos rostros reflejaban la consternación y el pesar por lo acontecido, el Comandante en Jefe describió los hechos, las circunstancias, los detalles y argumentos de todo tipo que al  final demostraban la imposibilidad de un accidente, para considerar de manera convincente que se trataba de una detonación intencional.

La Coubre había arribado en la mañana del 4 de marzo con material bélico desde Bélgica. La delicada descarga era supervisada por oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias encargados de su traslado hasta almacenes militares.

Horas más tarde se produjo una estremecedora explosión y 30 minutos después se escuchaba la segunda detonación.  Decenas de muertos y heridos fue el saldo del sabotaje, que trajo como consecuencia  montones de cuerpos mutilados.

Como determinaron expertos cubanos, la criminal acción fue preparada fuera del país. La desencadena una carga explosiva de alto poder colocada en el interior del barco mercante francés.

 

No se lograron las  pruebas suficientes para llevar el caso ante tribunales internacionales. No obstante, existe la convicción de que en ese hecho participaron funcionarios del gobierno norteamericano y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

En el discurso que pronunciara durante  las honras  fúnebres, Fidel expresa su viril y acertada respuesta a los principales enemigos de la naciente Revolución y especialmente a los organizadores de este sangriento hecho que formaba parte de un plan terrorista dirigido a obstaculizar el desarrollo del nuevo Gobierno cubano.

Hace 59 años  el líder histórico de la  Revolución Cubana aseguró en su impresionante alocución que sabríamos resistir cualquier agresión, vencer cualquier agresión, y que “…nuevamente no tendríamos otra disyuntiva que aquella con que iniciamos la lucha revolucionaria: la de la libertad o la muerte. Solo que ahora libertad quiere decir algo más todavía: libertad quiere decir patria. Y la disyuntiva nuestra sería ¡Patria o Muerte!”.

Desde entonces la frase se convirtió en la máxima expresión de respuesta de los cubanos ante cualquier agresión imperialista. ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos! es y continuará siendo la principal  consigna de lucha y perseverancia de este pueblo dispuesto a mantener su independencia y soberanía.

Hoy, cuando el gobierno norteamericano fortalece el brutal bloqueo económico, financiero y comercial contra la Isla e incrementa su política de amenazas, olvida las lecciones de la historia que demuestran que las actuales  generaciones de revolucionarios cubanos son fieles al legado de resistencia y victoria al que el Comandante en Jefe llamó aquella lejana mañana del 5 de marzo de 1960.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones