Search
Sunday 17 November 2019
  • :
  • :

Prever el peligro

La prevención de accidentes es algo lógico, sin embargo, existen personas que no se percatan de los riesgos continuos
que aparecen en el hogar, sobre todo cuando andan los pequeños de un lado a otro de la casa.

Por mucho que se trate de mantener la higiene o la atención a los alimentos de los niños, si no se tiene cuidado con lo que se pone al alcance de sus manos, en muebles u otros lugares, la alegría puede convertirse en tragedia.

Según expertos las estadísticas demuestran que son los niños de hasta cuatro años quienes sufren los accidentes con mayor frecuencia. Sus causas son, por orden de incidencia, quemaduras, cortes, caídas, asfixias, ingestión de productos tóxicos o medicamentos, descargas eléctricas y atropellos, que deben ser evitados si los padres y cuidadores actúan de forma adecuada.

Lo primero, a mi entender, es enseñar a los niños los peligros y tratar de evitar que los juegos se transformen en acciones graves. Resulta imprescindible mantener el suelo libre de obstáculos, eliminar las superficies resbaladizas, asegurar que las escaleras tengan barandas y dispongan de pasamanos en todos sus tramos y proteger las ventanas que estén a menos de un metro del suelo.

Igualmente vale disponer de un sistema que impida la apertura de puertas, balcones y ventanas, fijar las estanterías a la pared y no permitir que los niños suban y permanezcan de pie sobre el mobiliario.

Existen muchas más medidas que no son una seguidilla de los viejos, sino un alerta para mantener el ambiente hogareño feliz y sano.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones