Search
Friday 15 November 2019
  • :
  • :

Hazañas del deporte cubano que no se olvidan

Son muchas las hazañas alcanzadas por deportistas cubanos desde mediados del siglo XIX y que tuvo su mayor auge cuando a iniciativas del pedagogo francés Pierre de Coubertin se fundó el Comité Olímpico Internacional, COI, que organizó los Primeros Juegos Olímpicos Modernos en 1896, en Grecia, como homenaje a la antigua tradición helénica.

Aunque fue poca la actividad deportiva desarrollada en Cuba entre 1850 y 1900 no podemos olvidar al corredor Segundo Palmer Puig, oriundo de Cárdenas, reconocido como el primer andarín cubano de esos años, quien apenas sin contrarios recorría largas distancias compitiendo muchas veces ante trenes o animales.

Luego le secundaría Félix Carvajal, quien se convertiría en el primer corredor cubano en unos Juegos Olímpicos (San Luis, 1904) y de quien se han escrito muchas leyendas de su azarosa vida como cartero y mensajero del Ejército Mambí en plena Guerra de Independencia.

Fue aquella una etapa en la que surgió el béisbol, que rápidamente prendió en la preferencia del cubano con sus campeonatos desde 1878 y que es considerado nuestro Deporte Nacional, ya que además del espectáculo que brindaba, el dinero recaudado en los juegos sirvió para comprar armas y pertrechos para la guerra contra España, sin olvidar que muchos de los jugadores se alzaron contra el colonialismo.

Ya en 1900 surge el que sería el primer gran campeón internacional cubano, el esgrimista y excelente deportista Ramón Fonst Segundo, participante y medallista de oro en espada en los Juegos de París, 1900, quien cuatro años después regresa a la cita de San Luis, Estados Unidos, y gana tres medallas de oro, con un récord aún vigente de 24 asaltos sin ser tocado por los contrarios.

En los inicios del siglo XX impactan los nombres cubanos de José Raúl Capablanca, campeón mundial de ajedrez, y Alfredo de Oro, titular del planeta en billar y los peloteros José de la Caridad Méndez, Adolfo Luque, Miguel Ángel González y Martín Dihigo como las figuras más populares de entonces.

Es en 1926 que inauguran los Juegos Centroamericanos y del Caribe en México, encuentros regionales considerados los más antiguos del Comité Olímpico Internacional, en los que Cuba ha escrito una gran historia al igual que en las citas Panamericanas, que dieron inicio en Buenos Aires, Argentina en 1951.

En el caso de los Campeonatos Mundiales, con la excepción del béisbol, la verdadera fuerza del movimiento deportivo cubano comienza luego de la constitución del INDER, en 1961.

Esporádicas presentaciones sin muchas consecuencias tuvo el deporte criollo en Juegos Olímpicos desde las grandes actuaciones de Fonst, no así después del triunfo revolucionario del primero de enero de 1959, cuando Cuba llegó a colocar su nombre entre las doce potencias del deporte mundial con buena cosecha de medallas y marcas planetarias.

Sería muy extenso referirme a todos los hechos marcados por nuestros competidores en la arena internacional, por lo que voy a seleccionar algunos que considero no podemos olvidar.

El primero es la marca mundial más antigua actualmente del atletismo, los dos metros y 45 centímetros en el salto de altura logrados en Salamanca, España, por el matancero Javier Sotomayor. Aunque hemos tenido a muchos recordistas, esta es de respeto.

La doble victoria de Alberto Juantorena en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, en carreras tan diferentes como los 400 y 800 metros planos, con récords olímpicos y mundiales.

En Moscú, 1980, el oro ganado en el lanzamiento de la jabalina por María Caridad Colón con 68 metros y 40 centímetros, por ser la primera cubana y latinoamericana en proclamarse titular olímpica. Esta es una especialidad en la que Cuba ha triunfado en todas las citas organizadas por el COI, incluido dos récords mundiales de la matancera Osleidys Menéndez.

Entre las grandes hazañas firmadas en la historia del deporte cubano están los récords del orbe implantados el día 21 de agosto de 1977 por Alberto Juantorena y Alejandro Casañas en los 800 metros planos y 110 con vallas, respectivamente, en los Juegos Mundiales Universitarios de Sofía, Bulgaria. Esas marcas adquirieron más connotación cuando se supo que habían sido pronosticadas por ambos corredores, antes de llegar a la instalación.

Sorprendido, al finalizar la jornada, el entrenador principal del equipo, el matancero Jorge Cumberbache, declaró a la prensa, “ellos me entregaron un escrito dentro de un sobre, para que lo abriera al finalizar la competencia. Cuando lo hice, fue impresionante ya que se comprometían a romper las marcas mundiales de sus especialidades”.

En las dos vueltas a la pista sintética del estadio Vasil Levski, Juantorena paró los relojes en un minuto, 43 segundos y 44 centésimas, mientras que Casañas volaba sobre las vallas para marcar 13,21 segundos. Ha sido la única vez en el deporte cubano que dos competidores llevan a los libros récords mundiales el mismo día.

Otro hecho con ribetes de oro, pero en deportes colectivos, ocurrió el día 6 de septiembre de 1978 cuando nuestro equipo de voleibol en la rama femenina ganaba el campeonato mundial efectuado en Leningrado, Unión Soviética y el de béisbol ganaba invicto en Italia.

En el caso del “voli” vencían al fuerte equipo de Japón por el título, bajo la dirección técnica de Eugenio George, en lo que fue su primer gran triunfo al frente de la selección nacional. Después vendrían sus éxitos en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sidney 2000, otra de las grandes hazañas del deporte cubano. Aquel equipo de las iniciales “Morenas del Caribe”, como las bautizó el narrador deportivo René Navarro, tenía a Mercedes Pérez, Mercedes Pomares, Lucila Urgellés, Nelly Barnet, Imilsis Téllez, Ana María García, la matancera Maura Alfonso, Ana Ibis Díaz, Mavis Guilarte, Libertad González, Sirenia Martínez e Irenia Díaz.

En el Mundial de Béisbol, desarrollado en varias ciudades italianas, la nave cubana venció por el primer lugar al fuerte equipo de Estados Unidos, unas horas después de la victoria de las chicas del voleibol. El triunfo ante los estadounidenses fue de cinco carreras por tres, para terminar con diez victorias y cero derrota, seguido de los derrotados con nueve y una; Corea del Sur con ocho-dos; Japón ganó siete y perdió tres y Nicaragua con cinco-cinco, que ocuparon los cinco primeros puestos.

Al bate sobresalieron Antonio Muñoz, seleccionado como el Más Valioso al liderar a los jonroneros con ocho, a los impulsadores con 18 y a los anotadores con 14; el jovellanense Fernando Sánchez fue líder en dobles con cinco y en jits, 16 y Braudilio Vinent, quien ganó tres juegos y no perdió.

El deporte que más medallas ha conseguido en eventos múltiples es el boxeo. De sus actuaciones merecen destaque, en Juegos Centroamericanos y del Caribe, los once títulos, de doce posibles en los Juegos de La Habana, 1982; Santiago de los Caballeros, República Dominicana, 1986; Ponce, Puerto Rico, 1993 y Maracaibo, Venezuela, 1998.
En Panamericanos, once medallas de oro en La Habana, 1991 y algo que no se ha repetido, en Winnipeg, Canadá, 1999, todos los boxeadores obtuvieron una medalla: nueve de oro y tres de bronce.

La marca cubana de más preseas de oro en Campeonatos Mundiales de mayores es de ocho, la que se logró en Temperes, 1993 y en Mundiales para juveniles, La Habana, 1996, con nueve.

Para citas olímpicas la cantidad mayor alcanzada por púgiles cubanos es de siete, conseguidas en Barcelona, 1992.
Por último, una hazaña difícil de superar fue la de los Juegos Panamericanos efectuados en Cuba en 1991, al desplazar del primer lugar por países a Estados Unidos. En esa ocasión la representación nacional consiguió 140 medallas de oro, por 130 la estadounidense.

En 17 competencias panamericanas efectuadas, solamente los norteños perdieron en 1951, en Buenos Aires, Argentina, cuando el país suramericano los superó con 68 medallas de oro por 46 y la de Cuba, 40 años después.



Comentarista-narrador deportivo en Radio 26. Matanzas. Cuba. Vive en Matanzas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones