Search
Wednesday 13 November 2019
  • :
  • :

Pancho Soriano en vivo y en directo

Al alcanzar más de siete décadas de vida en esta consagrada labor mu­chos cuelgan los guantes, se jubilan, marchan a casa y disfrutan de las me­recidas vacaciones, pero Pancho Soriano, no.

Se le hace imposible dejar a un lado aquello que ama con vehemencia, me atrevo a decir que desde que habitaba en el vientre de Ana: la locución y el deporte.

Al preguntarle qué hacer con tan rica y abundante historia, emanada de su andar profesional entre terrenos de pelota, mi­crófonos, peloteros, directivos y aficionados, respondió con sencillez: “haz lo que te parezca, ahí te la entrego”.

En realidad, resulta peliagudo escribir sobre este prestigioso hijo de Cárdenas, nacido el 20 de septiembre de 1946, por el cúmulo de experiencias que atesora.

Por eso no es de extrañar que algunas re­sulten tan increíbles como el hecho mismo de haber servido de receptor al histórico líder de la Revolución, Co­man­dante en Jefe Fidel Castro Ruz, en 1965, durante un juego de béisbol en Santa María del Mar, La Habana.

“Fue sorpresivo, habían suspendido un choque entre juveniles, y en eso llegó Fi­del. Enmudecieron las gradas. Figúrate cómo me puse cuando solicitó actuar de pícher en mi equipo. No sabía si mirarlo a él o seguir la bola. Los innings demoraban siglos. Inquietaba que lo golpearan con un envío, pero nada ocurrió”.

Su rostro reflejó el lejano hecho como si hubiese ocurrido ahora.

Esta es, sin dudas, una de las experiencias que con cariño recuerda el veterano que se incorporó al movimiento deportivo antes de 1959, en el colegio La Progresiva en la Ciudad de las Primicias, en equipos de niños y de otras categorías.

Luego del triunfo de la Revolución fue fundador de los Juegos Escolares, e integró el Henequeneros juvenil de pelota, subtitular nacional en 1964. Soltaba los arreos del béisbol y acudía a la línea de salida en maratones, incluido los relevos Habana-Cárdenas en homenaje a José A. Echeverría y demás mártires del 13 de marzo de 1957.

“Mi devoción por el deporte permitió que antes del llamado al Servicio Militar General, fungiera como profesor de Educación Física en la primaria Héroes de Playa Girón, en Cárdenas. Faltaba fuerza técnica, pero sobraba voluntad”.

A Pancho no hay que insistirle mucho para que refiera sobre sus conocidos anecdotarios deportivos vinculados o no a él. Pero existe uno en particular, grandioso en lo personal, del que habla poco: su exaltación al Salón de la Fama del Béisbol en el estadio Palmar de Junco, de Ma­tan­zas.

“Es un alto honor el estar situado entre los grandes del béisbol cubano, como Mar­tín Dihígo y muchas otras glorias, símbolos del deporte nacional”, un reconocimiento aglutinador de más de media centuria vinculado a su vida profesional.

Pancho disfruta por igual cuando ha­bla de su otro amor: el periodismo. De sus inicios como soldado del Servicio Militar y su colaboración con la publicación Co­mo­nes, o como corresponsal deportivo en Radio Ciu­dad Bandera, de su localidad natal, en la que recibió la distinción José Ramón Aren­cibia, otorgada por el Inder.

“El trayecto es largo, pero parece que fue ayer cuando comencé”, dijo y su estela así lo indica.

La superación profesional en la Uni­ver­sidad de La Habana, su participación en eventos dentro y fuera del país, en los que voz y conocimientos marcaron pauta en el ejercicio, han sido constante en estos años.

“Narré juegos de la Serie Nacional y Se­lectivas del béisbol junto a consagrados como Ricardo Medina y el finado Jorge Arturo Castellanos, de quienes aprendí parte del oficio”.

Su peculiar estilo se escuchó en Radio 26 a partir de 1980 en secciones especializadas, hasta su jubilación en marzo de 2013, aunque “esto no significó el retiro. Aporto como corresponsal y locutor”. Así es él, genio y figura por siempre.

De incursiones foráneas poco dice So­riano, pero sus narraciones abarcan más allá de Radio 26, el éter lo hizo viajar, me­diante Radio Re­bel­de, por el mundo.

Habló de los Mundiales de Béisbol en Cuba; de los Juegos Panamericanos de 1991; de los Cen­troamericanos y del Caribe en La Habana 1982 y en Cartagena de Indias en el 2006, este último en la subsede de Santo Domingo, República Dominicana, así como de la Copa In­ter­con­tinental de Barcelona, España en 1991, y los I Juegos del ALBA, que contaron con su participación profesional.

“También los Juegos Olímpicos de Bei­jing 2008, en los que, desde la capital chi­na, narré ocho deportes”, se convirtió así en el primer matancero de la historia en cubrir un evento cuatrienal.

Pancho Soriano también viajó a Cu­ma­ná, Sucre, Venezuela (2005), junto a otros colegas.

Fundador de TV Yumurí y profesor de seguidores de la narración, no podía existir otro desenlace feliz en su vida que no fuera, en el Día de la prensa cubana, recibir el Premio Nacional de Perio­dismo Deportivo por la Obra de la Vida 2019, otorgado por la Unión de Periodistas de Cuba y el Inder.

“Agradezco en mi nombre y en el de la familia este alto reconocimiento que agrega un nuevo capítulo a mi vida, además de tener nuevas razones para continuar. Que mis amigos se preparen para soportar nuevas anécdotas, no se me escaparán, lo prometo”.

Cierre muy propio del gentil Fran­cisco “Pancho” Soriano, el Elegante de Cárdenas.

Escrito por Dagoberto Arestuche Fernández



Radio 26 es la emisora provincial de Matanzas, planta matriz de la cadena de radio de nuestra provincia cubana. Está ubicada en la capital matancera, en la calle de Milanés esquina a Guachinango, en las alturas de esta bella ciudad rodeada por el valle Yumurí y la bahía de Matanzas. Twitter: @radio26cu Correo: emisora@r26.icrt.cu


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones