Girón: nadie puede con nosotros

Muchos denominan los ataques del gobierno de Estados Unidos contra Cuba y Venezuela como una forma nueva de hacer la guerra en el continente americano. Para mí es lo mismo a épocas pasadas, se trata de un total genocidio contra la población de ambos pueblos, de la violación de sus derechos internacionales y humanos.

El bloqueo, las sanciones, la extraterritorialidad, el odio, los deseos de aplastar, de humillar a un pueblo es similar en propósito a un bombardeo o una invasión, pues busca provocar el desgaste, la desactivación de las fuerzas revolucionarias.

Craso error. Mientras más molestan, agreden, adoptan medidas de conjunto con gobiernos vendidos al imperio, más fortaleza patriótica se forja en nuestros pueblos.

Rememoramos cuando se inició la operación militar contra Cuba con el bombardeo a los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba, preludio de la invasión por Bahía de Cochinos en la Ciénaga de Zapata. Eran aviones enemigos camuflados.

El ataque pretendía hacer creer a la opinión pública internacional que en la Isla tenía lugar una rebelión interna. La respuesta no se hizo esperar y uno de los aviones enemigos fue derribado por la artillería revolucionaria; otro recibió varios impactos y tuvo que huir hacia Cayo Hueso y un tercero aterrizó de emergencia en las islas Gran Caimán.

De aquel día recordamos cuando con su último aliento el artillero Eduardo García Delgado escribió con su sangre un mensaje al pueblo, escribió: FIDEL. Este es uno de los gestos más gloriosos y simbólicos de amor a la Revolución realizado por un joven cubano. ¿Quién puede con nosotros entonces? Nadie, no puede nadie.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones