El Congreso ha sido de lo mejor en mi corta existencia

Afirma la joven Rocío que el Congreso ha sido una verdadera escuela para su formación como dirigente sindical. Foto: De la Autora

Afirma la joven Rocío que el Congreso ha sido una verdadera escuela para su formación como dirigente sindical. Foto de la autora.

Emocionada y mucho por las horas vividas en el Palacio de las Convenciones de La Habana, la matancera Rocío del Carmen Díaz García asegura que el XXI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) clasifica ya entre los mayores acontecimientos de su corta existencia.

La ingeniera industrial de 25 años es la más joven de los 86 delegados participantes en la fase conclusiva de la reunión más importante de los trabajadores cubanos, que concluyó ayer 24 de abril, luego de abrir sus días de labor el pasado día 20.

“Han sido horas hermosas. Lo primero es la convivencia con compañeros y compañeras de Matanzas que me han acogido como hija chiquita. Me miman, pero sobre todo me enseñan con su ejemplo y sus intervenciones. Lo otro grande ha sido la presencia de las máximas autoridades del Estado en las sesiones de trabajo.

“Todo el mundo se alegró con la presencia de Díaz-Canel, de Salvador Valdés Mesa y de Machado Ventura, entre otros prominentes dirigentes… Eso da la medida de lo que vale la CTC y sus sindicatos, por el prestigio que se han ganado”.

Secretaria de la sección sindical de capital humano en la central termoeléctrica (CT) Antonio Guiteras, en la ciudad de Matanzas, Rocío está consciente de cuánto debe aprender aún. “Haber sido elegida para estar en una cita tan relevante como esta constituye más que un honor, el compromiso de llegar a mi colectivo laboral y darlo todo por los afiliados, representarlos mejor”.

Nada o muy poco conocía del funcionamiento sindical cuando la propuesta la sorprendió: “La secretaria de entonces salió de Licencia de Maternidad… Mis compañeros pensaron en mí… Así comenzó el  camino que me trajo hasta aquí…

 “Realmente no esperaba ser electa  por la cantidad de compañeros aptos, con mayor experiencia que yo para asumir la dirección del sindicato. Sin embargo, confiaron en mí… Hoy tengo el convencimiento de no poder defraudarlos”.

Pero las sorpresas de Rocío no terminaron ahí. Recuerda que solo llevaba en la Antonio Guiteras un año y medio cuando la proponen precandidata al Congreso. Dice que aceptó con el convencimiento de no quedar entre los delegados… “Yo siempre estuve clara de que otros compañeros lo merecían… Pero quedé en tan selecto grupo  y aquí estoy, en el Palacio de las Convenciones, viviendo un montón de emociones y aprendiendo, llenándome de argumentos para luego llevarlos a mi colectivo laboral”.

Cuenta que ella era  tímida y el sindicato ha ido rompiendo con eso. “Al principio fue muy difícil enfrentarme a algo de lo cual no tenía la más mínima noción, pero los que me eligieron no me han dejado sola, me acompañan siempre”, confiesa.

“Todavía me falta mucho por aprender, pero tengo a mi lado a muchas personas que me apoyan y me enseñan. Trabajar en el área de recursos humanos obliga al constante intercambio con los compañeros y eso también es muy beneficioso para mí”.

Rememora feliz que otra de las sorpresas ligadas a su mundo de dirigente sindical tiene que ver con la coincidencia de que la delegación matancera fuera abanderada el 29 de marzo, el mismo día en que ella cumplió un cuarto de siglo. “Como si fuera poco, en esa histórica fecha me tocó leer el compromiso en nombre de todos… Nada, que están siendo bellos instantes que disfruto y en los que aprendo”.

Dice que siempre se apoya en las personas que llevaban más tiempo en la planta, en los conocedores de los procedimientos, en la dinámica orgánica. “Considero que sin la ayuda de esas personas hubiera sido más difícil una labor que de por sí se las trae, que es complicada”.

En la CT, bloque unitario de mayor capacidad de generación en el país, también el salario clasifica como una gran preocupación. “Sabemos la incoherencia entre lo devengado y los precios de hoy. La gente sigue insatisfecha. He escuchado con mucha atención las explicaciones dadas por los representantes de los Ministerios de Economía y Planificación y de Trabajo y Seguridad Social y sé que el Estado estudia cómo revertir lo del salario y su poca capacidad de compra”.

Según Rocío, el Congreso ha sido una suerte de escuela a la que se va aprender. Eso ella lo está aprovechando, reitera. “Por lo pronto, vuelvo a decirle que el Congreso, hasta ahora, ha sido de lo mejor en mi corta existencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *