Un hotel adulto en manos de un director muy joven

Soy un ejemplo de la oportunidad que se le da a los jóvenes para dirigir en el turismo, asegura Alberto.

Alberto Janiel Alonso tiene apenas 30 años. Con esa corta edad el Licenciado en Contabilidad y Finanzas ha sido ascendido a la subdirección general de un hotel tan adulto como el Royalton Hicacos, de Varadero, instalación que ha ganado prestigio internacional por su postura a favor de lo cualitativo en la gestión de los servicios.

Janiel Alonso era reserva de aquel puesto cuando fue promovido a una responsabilidad que muy bien entroniza con lo dicho por el presidente Miguel Díaz-Canel durante el balance anual del Ministerio de Turismo (MINTUR), ocasión en la que instó a cubrir plazas de dirigentes con jóvenes capaces de impulsar los logros en tan estratégica esfera.

“Yo estaba en esa importante reunión y debo confesar que estoy muy de acuerdo con las palabras de nuestro presidente. Soy ejemplo de ese pensamiento suyo, de darle oportunidad a los jóvenes con potencial directivo para que en tiempos posteriores asuman cargos de envergadura.

“En mi caso particular, constituye todo un desafío, mucho compromiso para seguir avanzando en este sector, el cual califico de extremadamente bonito”.

Le pregunto si considera quedarle muy grande un hotel de históricos excelentes saldos y,  sin titubear,  contesta: “La cuestión principal no está en lo que yo sea o no capaz de hacer, sino en la suerte de contar con un gran colectivo como este, que lleva muchísimo tiempo aquí… A mí solo me queda seguir a esos hombres y mujeres, y liderarlos para mantener los éxitos cosechados”.

No es casual entonces el lugar dado a los empleados, porque “ellos son lo fundamental, por lo que representan, por lo que hacen en pos de los huéspedes. Nuestra filosofía ubica en un primer lugar a los clientes internos, para que ellos luego transfieran las óptimas atenciones recibidas a los clientes externos”.

A juicio de Janiel Alonso, el Royalton Hicacos es una gran maquinaria de servicios, de profesionalidad, de calidad humana y sobre todo de buenos valores cubanos, por lo que día a día se trabaja para lograr conseguir satisfacción. “Esa es nuestra razón de ser, intentar que los visitantes puedan llevarse una buena impresión, no solo de este centro, sino de Cuba, de su cultura, de los trabajadores, del pueblo”.

En ese sentido detalló cómo tratan de incorporar con la cadena Blue Diamond que los asesora y les transmite conocimientos, experiencias internacionales, “a fin de aterrizar tendencias que por el mundo andan y poder  ganar en los servicios, en la construcción de otros elementos de satisfacción que sean del agrado de los clientes”.

Constituye un secreto a voces en el balneario de Varadero, a 40 km de La Habana, la preponderancia del Royalton Hicacos en la generación de iniciativas de opcionales, posibilidad exigida por el MINTUR para incrementar los ingresos por turistas.

El servicio de mayordomía agrega exclusividad a las prestaciones del hotel Royalton Hicacos.

Royalton Hicacos es otra de las instalaciones que mueve la aguja en opcionales, al punto de que terminamos el 2018 con 200 mil pesos en CUC por encima de lo presupuestado en ingresos extras. Hemos dado significativos pasos en la creación de servicios para que los turistas generen ingresos fuera del paquete que normalmente se les cobra en recepción”.

Entre los valores añadidos se encuentran el alquiler de camas balinesas, la venta de bebidas, de habanos, la prestación de servicios en lugares incógnitos, sitios donde el cliente ni se imagina que le pudiera llegar una oferta, como en la playa o dentro del balcón de las habitaciones, lo que sin dudas, reitera, posibilita responder a la petición del país de incrementar los aportes por este concepto.

Todo cuanto se hace en el Royalton Hicacos se ajusta a los objetivos de su personal de vender deseos, glamour, excelencia en sus servicios, se ufana Alberto.

A la entrada del hotel, un sitial muestra una enorme diversidad de reconocimientos, entre los que figuran las banderas de Proeza Laboral, la de Vanguardia Nacional y la más reciente, la de los 80 aniversarios de la creación de la Central de Trabajadores de Cuba (fundada el 28 de enero del año 1939), estímulo este último solo recibido en el país por seis colectivos turísticos.

Pese a los premios por la calidad de sus prestaciones, el joven subdirector asegura que Royalton Hicacos tiene una deuda: “Seguir aprendiendo todos los días. Esa postura es la que nos llevará a escalar la excelencia total”.

  • Fotos de la autora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *