Ley Helms Burton: genocida y colonial

El gobierno de Estados Unidos anunció que entraría en vigor el acápite tercero de la Ley Helms-Burton, el cual se califica como injerencista, extra territorial y colonialista.

Esta legislación se publicó el 3 de marzo de 1996 con el objetivo de reforzar el bloqueo de Estados Unidos a Cuba. Fue el presidente Bill Clinton quien rubricó y puso en vigor la también llamada Ley de la Libertad Cubana y Solidaridad Democrática para complacer a la ultraderecha de la Florida.

En verdad, de libertad y solidaridad no tiene ni un comino, al contrario, viola nuestra soberanía y el derecho internacional de establecer negocios con compañías e inversionistas extranjeros y trata de disponer del territorio nacional como si Cuba les perteneciera. Vaya ilusión.

Tampoco posee un ápice de solidaridad hacia los cubanos. Resulta una despiadada forma de pretender asfixiarnos económicamente, a lo cual suman medidas al limitar el monto de las remesas que los familiares envían a sus seres queridos.

La repulsa internacional ha sido masiva, tanto la Unión Europea como México y Canadá, más los países del área caribeña han manifestado su decisión de continuar con sus acciones en Cuba.

Aunque han transcurrido 23 años de su promulgación, postergada su aplicación durante décadas, lo de ahora muestra que las mentes reaccionarias radicadas en Estados Unidos no evolucionan, siguen fosilizadas.

Piensan que nos doblegarán. La proclamación de la nueva Constitución de la República y el gigantesco desfile del Primero de Mayo en cada rincón cubano es la respuesta. Un “nocao” de Stevenson en la quijada del Tío Sam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *