No se trata de una época de cambio, sino un cambio de época

Este jueves los periodistas de la provincia de Matanzas desarrollamos la asamblea de balance anual. Fueron muchas y excelentes las intervenciones, pero la que más llegó a los presentes fue la enunciada por el compañero Ricardo Ronquillo, presidente de la UPEC nacional. Por la importancia de lo planteado por él expongo el siguiente resumen.

“Si algo tenemos que entender, no solo los periodistas, sino también los medios y las instituciones públicas, es que no estamos viviendo una época de cambio, sino un cambio de época.”

Ronquillo planteó que si no entendemos esto corremos el riesgo de que un día podremos tener medios públicos y no tener influencia pública. Explicó que el decano de la facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana es más directo en este planteamiento al señalar: “Un día podemos tener los medios y no tener público.”

Más adelante marcó: “En la Constitución se recoge que los medios fundamentales de nuestro país son propiedad Socialista de todo el pueblo y de las organizaciones políticas y de masa.” Seguidamente
acotó que eso no garantiza que los medios públicos sean los fundamentales.

“Para que los medios públicos de nuestro país sean los fundamentales deben ganárselo, saliendo a la conquista de las audiencias y para conquistar las audiencias lo primero que tenemos que tener es credibilidad.”

Para graficar lo planteado se refirió al fracasado golpe de estado en Venezuela. Recalcó: “Casi todos nos enteramos de lo que estaba pasando en Venezuela por las redes sociales, pero estoy seguro de que toda persona con un mínimo de sentido común no se conformaba con lo que se decía por las redes sociales.” Inmediatamente preguntó y respondió a la vez: “¿A dónde íbamos?, pues a los medios institucionales, en este caso a Tele Sur.”

“Porque en los medios institucionales están los verdaderos profesionales de la comunicación, personas capacitadas para dar una información seria y con la ética correspondiente.

“Cuba cuenta con una fortaleza, que es su sistema de medios públicos, pero creemos, inocentemente, que porque contamos con un sistema de medios públicos tenemos influencia pública, eso es un error en esta época. La autoridad de esos medios se la tienen que ganar frente a las audiencias, más aún en estos momentos convulsos de la
comunicación.

“En la actualidad hay que luchar contra muchos mensajes de todo tipo, algunos muy sofisticados. No nos estamos enfrentando a cualquier cosa, nos estamos enfrentando a grandes laboratorios de la comunicación que están haciendo una guerra, no solo a Cuba, sino a los movimientos de izquierda y de liberación del mundo.”

Ronquillo se refirió a que es necesario entender la complejidad del escenario actual y la importancia de la unidad que debe existir entre el sistema de medios públicos y el de institucionalidad pública, porque la autoridad del sistema de instituciones públicas pasa por la del de medios públicos.

Cuando se daña la autoridad del sistema de medios públicos estamos dañando la autoridad del sistema institucional, por eso, dijo que tiene tanta relevancia lo planteado por Fidel en el Séptimo Congreso de la UPEC: “…hace falta, hoy como nunca, una especie de conspiración entre el sistema de medios públicos y el sistema de instituciones públicas”.

Recalcó que cada uno con su responsabilidad. El sistema de instituciones públicas tiene sus funciones, entre ellas la
responsabilidad que le da la Constitución de dar información, que es un bien público y un derecho ciudadano. De ahí que ninguna institución puede negarle al sistema de medios una información de carácter público, como derecho de nuestra Constitución.

Agregó el Presidente Nacional de la Upec que parte del buen funcionamiento de los medios públicos se debe al liderazgo de los directivos del medio, responsables máximos de lo que se publica, sin necesidad de solicitar autorización. Puntualizó: “No todo se puede consultar. Hay que erradicar esa vieja práctica.”

Adicionó que hay que ser veraces, trabajar con profesionalidad y dinamismo, porque hay cosas que no permiten la
investigación; primero informar lo ocurrido y después investigar y dar seguimiento, no dejarlo solo en el enunciado.

Enfatizó que los hechos extraordinarios se dan de inmediato y las explicaciones se darán después. “Hay que darla porque si no es el descrédito total de los medios públicos. Es necesario, en el contexto actual del país, defender la autoridad, el crédito y el prestigio del sistema de medios públicos cubanos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *