Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

Frente a los huracanes…, preparados y alertas

Llegó el primero de  junio y con esta fecha el inicio de la temporada ciclónica en nuestra área geográfica, razón para nos mantengamos atentos al tiempo en esta región del Caribe, aun cuando en los últimos años la naturaleza se ha empeñado en cambiar los esquemas.

Porque si bien el período más activo abarca de junio a noviembre, los picos se alcanzan en los meses de septiembre y octubre. Y aunque para la temporada que comienza hoy se prevé la ocurrencia de once tormentas tropicales o huracanes, es preciso, según comentó el doctor José Rubiera Torres, que todos estemos preparados.

“Los modelos de pronóstico que existen en el mundo, que son varios, coinciden en que esta será una temporada de huracanes entre normal y poco activa, pero yo siempre insisto en que debemos olvidarnos de los números porque no se sabe de todos los que se forman en el Atlántico cual nos afectará. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer es mantenernos vigilantes y preparados.”

Y es que más allá de tormentas tropicales o huracanes, existen otros fenómenos peligrosos que se pueden dar aislados o dentro de esos eventos.

“El huracán tiene asociado varios fenómenos severos como los vientos fuertes y puede que dentro del propio huracán se produzcan tornados que no se ven, por ello a veces los desastres son demasiado grandes, más que los que ocasionan las ráfagas huracanadas y es por la presencia de un tornado.

“También debemos tener en cuenta el oleaje y la marea de tormenta, que se produce porque cuando penetra el centro ocurre una sobrelevación del nivel del mar que se levanta como si fuera una pared. Fue lo que ocurrió en Santa Cruz del Sur, Camagüey, el nueve de noviembre de 1932. Fue una pared de agua de 6.5 metros de altura.

“En el caso de las lluvias, una depresión tropical ocasiona tanta lluvia como un huracán y a veces tienen lugar lejos de donde se forma el huracán.”

Por ello la necesidad de conocer que en la pared del ojo es la región donde se localizan los vientos más intensos del huracán.

“Están también las bandas espirales en las que pueden haber tormentas locales severas, lluvias y vientos fuertes. El centro, he aquí la parte más interesante, porque cuando pasa el centro sale el sol o las estrellas si es de noche, no hay viento y cualquier persona puede pensar ´ya, se fue….pasó´  y sale, entonces suceden los daños, porque después vuelve a pasar el otro lado y aparece el viento con la misma intensidad de antes.

“Ese tiempo de buenas condiciones depende de la ubicación del individuo porque si se encuentra en la cuerda del ojo del huracán, el tiempo se deteriora más rápido que si se encuentra en el mismo centro.”

Con ello llega el incremento o no de la intensidad.

“Hay que decir que de una categoría a otra el viento no se duplica, por ejemplo, de dos a uno se cuadruplica, de tres comparado con uno es nueve veces más desastroso y un categoría cinco es veinticinco veces más destructor que un categoría uno.”

De ahí la importancia de seguir los partes e informaciones del Instituto de Meteorología y las orientaciones de la Defensa Civil Cubana antes y durante el paso de un organismo tropical para preservar la vida y los recursos materiales.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones