Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

Una jueza con capacidad de liderazgo

La presidenta de la Junta Directiva de la Unión de Juristas en la provincia, Nancy Valiente, recibe el reconocimiento de manos del presidente de esa sociedad profesional en el país, José Alexis Ginarte.

La jueza Nancy Valiente Montes de Oca, presidenta de la sala primera penal del Tribunal Popular Provincial (TPP) en Matanzas, puede considerarse una profesional de éxito, ganado con la constancia de quien ha tributado a la Revolución consagración, inteligencia y capacidad de liderazgo para servirla donde ha sido más necesario.

En ocasión de celebrarse este 8 de junio el Día del Trabajador Jurídico nos acercamos al itinerario de vida y al quehacer de la respetada letrada, quien por sus 30 años de labor en el sistema de Tribunales Populares del territorio recibió en diciembre del 2018 la Medalla al Mérito Judicial, la más alta distinción que se confiere a los juristas en la Isla.

A la par de su responsabilidad en la administración de justicia asumió desde hace ocho años el cargo de presidenta de la Junta Directiva de la filial territorial de la Unión de Juristas de Cuba (UNJC) en Matanzas, provincia que ratificó la condición de destacada en la emulación nacional del gremio, en buena medida, por la eficacia de su gestión y capacidad de dirección.

En la entrevista que concede a Radio 26 nos confiesa que la carrera de Derecho fue su primera y única elección al concluir sus estudios en la Escuela Vocacional. Luego recuerda sus inicios en la vida profesional como jueza y con especial añoranza cuando, a pesar de su juventud, le asignan el cargo de presidenta de los Tribunales Populares municipales de Perico y Jovellanos, respectivamente, hasta su elección como la máxima responsable de la sala primera de lo penal en el órgano provincial.

¿Por qué eligió ser jueza y cuanto le satisface esta especialidad?

“Mi labor de jueza me ha aportado mucho, experiencia, humanidad, valores que se confirman. También he tenido momentos desagradables, satisfactorios, limitaciones en el orden personal, pero ese es el trabajo del juez, es la profesión más integral: decide, frente a un conflicto, quién tiene la razón, si es en la materia civil o laboral, o si la persona resulta o no culpable en el caso de lo penal.”

El momento más difícil en su labor como presidenta de la sala penal.

“En 30 años de profesión han sido varios los momentos difíciles, pero lo más embarazoso que enfrenté fue cuando tuve que imponer una pena de muerte, que era bien merecida, contra un asesino, pero es bien complicado ese instante.”

Sobre las modificaciones que necesita el Código Penal cubano para atemperarlo a la nueva Constitución, la jurista nos ofreció sus valoraciones.

“Como es lógico, las leyes tienen que avanzar y atemperarse a los nuevos tiempos y nuestra sociedad demanda de otras decisiones y consideraciones que se tienen en cuenta para las modificaciones al código penal y a la ley de procedimiento penal. Además de las transformaciones y el nuevo contexto socioeconómico, Cuba tiene que estar a tono con el mundo y los cambios serán para bien, para incluir lo que no está y excluir lo que ya no es necesario en materia penal…, existe la tendencia social de querer resolver todos los conflictos por la vía penal, esto es un error, existen otras ramas del Derecho donde pueden resolverse muchas cuestiones, por ejemplo, litigios familiares.”

 ¿En el contexto de un juicio, cuales delitos le provocan más aprensión?

“Quienes cometen violación a mujeres o a niños, corrupción de menores, asesinos. Esos casos laceran mucho, porque son contra seres indefensos y cualquier juez rechaza ese tipo de delito.”

¿Se ha sentido presionada a la hora de dictar sentencia ante un juicio de gran connotación social?

“Antes que todo, los jueces le debemos obediencia a la Ley, no permitimos la influencia de nadie a la hora de decidir un caso, pero sí es cierto que este tipo de juicios llevan mayor esmero profesional, transparencia, tanto el pueblo como el justiciable esperan un buena respuesta del Tribunal, o sea una sentencia justa… Para mí lo más frustrante en el plano profesional es enfrentar un delito del que estamos convencidos que la persona acusada es culpable, pero como no se aportaron los medios de pruebas suficientes, entonces la sentencia es totalmente absolutoria…, por eso para el juzgamiento de alguien el proceso investigativo previo es cardinal y debe ser mejorado cada vez más.”

 Ser condecorada con la Medalla al Mérito Judicial, ¿qué significó?

“Primero no lo creía y me sorprendió, es el mayor estímulo que puede recibir un profesional del sistema de tribunales, me conmovió ser condecorada de manos del presidente del Tribunal Supremo en el contexto del acto por el aniversario 45 de la creación de nuestro órgano.”

A la par de su desempeño como presidenta de la sala primera penal del TPP, asumió la dirección de la Junta Directiva de la filial matancera de la UNJC, ¿cómo lleva esta doble responsabilidad?

“Presidir la Unión de Juristas en Matanzas fue un verdadero reto para mí, que le había dedicado toda mi vida a mi labor en el Tribunal, son responsabilidades totalmente diferentes y me lleva un tiempo extra. Ya llevo ocho años en esta misión y es una tarea por la que no recibo remuneración, ni beneficio económico, pero sí una gran satisfacción personal y profesional, sobre todo cuando nos reconocen como el territorio avanza hacia resultados superiores gracias al empeño y el apoyo de los directivos de los organismos jurídicos y de nuestros profesionales, cada vez más insertados y preocupados por las actividades de superación, eventos científicos, la atención a los estudiantes de Derecho y a los jóvenes egresados, prueba de ello es que Matanzas ratificó la condición de provincia destacada en la emulación nacional del gremio jurídico.”

Además, madre y abuela…

“Como te dije, le he dedicado mi vida al Tribunal, pero siempre encuentro un tiempo para mi familia, para mi hija, mi esposo, mis padres, porque fui criada en un ambiente familiar de mucha unión y valores positivos. A mi pequeño nieto trato de disfrutarlo al máximo y dedicarle un buen espacio, él me complementa”, agrega la experta jueza en un tono relajado, alejado de la sobriedad que le exige su profesión.

Por último, un mensaje oportuno a los jóvenes juristas.

“Que se mantengan en la vanguardia, que el país necesita de nosotros, sobre todo en esta etapa de transformaciones en el orden legal, los aportes que podamos dar los juristas son válidos, estamos convocados a superarnos cada vez más y en este momento histórico debemos acompañar a la dirección del país en sus proyecciones por defender y mantener nuestra independencia y soberanía y las conquistas de nuestro proceso revolucionario.”




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones