Search
Saturday 23 November 2019
  • :
  • :

Fortificaciones del Caribe, patrimonio vulnerable al cambio climático

Doctora Tamara Blanes Martínez.

Al emprendimiento de acciones para el cuidado del sistema de fortificaciones hispanas en el Caribe, patrimonio vulnerable al cambio climático, convidó el martes reciente la doctora Tamara Blanes Martín en ocasión del III Taller de Fortificación y Museología que sesiona en la ciudad de Matanzas.

En el nuevo milenio se añaden realidades como el incremento de tormentas tropicales y huracanes, que afectan el patrimonio fortificado; ciudades históricas, sobre todo las cercanas a las costas, sienten el impacto del cambio climático, añadió la vicepresidenta del Comité Científico Internacional de Fortificaciones y Patrimonio Militar (ICOFORT).

Durante la conferencia magistral ofrecida en el Castillo de San Severino, Museo de la Ruta del Esclavo, la también miembro del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMS) en Cuba, se refirió a los principales tipos de la arquitectura militar colonial.

Resaltó Blanes Martín que en el siglo XX comenzó el reconocimiento de las fortificaciones como potencial para el turismo cultural, pero todavía no todos los países tienen leyes patrimoniales como Cuba, con voluntad política para proteger esos baluartes de la historia.

Silvia Teresita González Godoy, doctora e investigadora titular del Grupo de Investigación y Desarrollo de la Dirección provincial de Cultura en Matanzas, comentó que la urbe de ríos y puentes tiene dos fortificaciones coloniales en su litoral, creadas con fines defensivos marítimos, el Castillo de San Severino y la batería de costa El Morrillo.

Las fortalezas yumurinas son vulnerables a fenómenos como los huracanes y hay que tener estrategias para salvaguardar los inmuebles, así como también un plan de mantenimiento continuo como orienta el Centro provincial de Patrimonio para enfrentar el deterioro –añadió Silvia-, porque por ejemplo, el Castillo es cercano a un muelle donde se manejan fertilizantes que, esparcidos por los vientos, estimulan el crecimiento de plantas parásitas en los muros, lo que atenta contra la fortaleza.

En su III edición el Taller de Fortificación y Museología comenzó ayer martes para extenderse hasta el cercano día 13 y reúne a investigadores de nueve provincias de Cuba interesados en compartir experiencias útiles para la socialización, conservación y defensa del patrimonio.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones