Search
Sunday 13 October 2019
  • :
  • :

La ceiba nuestra

Cada 21 de junio, fecha en que tiene lugar el solsticio de verano porque el Sol  alcanza su mayor altura aparente en el cielo, y la duración del día o de la noche son iguales, se celebra en Cuba el Día del Trabajador Forestal.

La coincidencia responde a que es a partir de este mes -el más lluvioso en  la mayor de Las Antillas-,  es cuando las posturas están en condiciones para ser llevadas a los campos y su siembra en esas condiciones germina de la mejor manera posible.

Para reconocer a esos hombres y mujeres que realizan labores directas de plantación, poda, raleo, corta, cuidado y explotación de bosques conversamos con el ingeniero agrónomo Rolando Lázaro Requeijo Gutiérrez, sobre uno de los árboles más representativos de los campos y cultura cubana, la ceiba.

“Es una planta nativa, es decir que cuando llegaron los españoles a Cuba ya ella reinaba en nuestros campos”.

Hoy, asegura este apasionado de la botánica, que en la ciudad de Matanzas existen 41 ceibas.

“Ceibas de porte alto y le sigue el poblado jovellanense de Carlos Rojas con 36”.

Así se le puede apreciar lo mismo en campos, plazas o parques de toda la Isla a esta planta que unifica diferentes credos religioso.

“Porque los colonizadores españoles trajeron a los africanos y estos la compararon con el Baobá, una planta oriunda de África que es muy robusta, muy ancha pero no de tanta altura como nuestra ceiba.

“La ceiba cubana además de las 30 varas de largo, tiene unas raíces que sobresalen en la base como se pueden ver en la ceiba que se encuentra en el parque de La Rueda, aquí en la urbe yumurina. Estas raíces pueden tener hasta dos metros de altura, es una cuestión de equilibrio porque como el porte es muy alto tiene que tener algo que la soporte, o sea un puntal.

“A esas raíces nosotros los guajiros las llamábamos los estribos de la ceiba, ahí nos escondíamos cuando llovía.

“Otra cosa muy importante, la ceiba tiene una configuración que la hace repeler los truenos por la forma horizontal de la copa”.

De ahí que Requeijo asegurara que nunca ha vista una ceiba dañada por una descarga eléctrica, ni derribada por el viento.

“Es una planta muy fuerte, no le reconozco ninguna enfermedad y a mí siempre me llamó la atención porque es una planta muy bonita y útil. Los campesinos utilizaban la lana que libera para la confección de almohadas y colchones para los niños pequeños.

“La ceiba florece en enero y cuando ya se abre la bellota que es la vaina del fruto, el viento traslada las flores y la que traslada casi el 100 por ciento germina, contrario a las que caen en las proximidades del tronco”.

Por esa capacidad de reproducirse, es que cultivadores como Requeijo pueden obtener ejemplares de la planta para ser sembrados en diversos sitios

“En el 2017 produje muchas ceibas que le doné a La Habana, específicamente a la Oficina del Historiador, un total de 50 y 30 a la ciudad de Matanzas. También le entregué ceibas a la universidad, la sede pedagógica y a la facultad de Ciencias Médicas”.

Aun cuando los ejemplares de ceiba pueden sobrepasar el siglo de vida y el diámetro de su tronco resultar imposible de abrazar por varios hombres a la vez, su madera no es ideal para la confección de muebles.

“Porque es muy suave, muy gomosa; para el ganado sí, los campesinos realizan canoas para que el ganado beba agua.

“Yo vi canoas que los campesinos hicieron de un tronco partido y vi además germinar ese pedazo de madera al punto que los bueyes recibían sombra de esa rama nueva que brotó en el bebedero”.

Por esas y otras bondades que ofrece la ceiba, Lázaro Requeijo recomienda.

“Cuidarla mucho, es parte de nuestra vida e historia como cubanos. Por ello soy del criterio de que deberían existir normas jurídicas, leyes que prohíban contar o dañar árboles que como la ceiba pueden vivir siglos”.

Exhortación que en esta jornada dedicada al trabajador forestal, debe hacerse realidad porque además de embellecer el entorno, ofrecer sombra, frutos y madera, sirven de abrigo a las aves y purifican el aire que respiramos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones