Search
Saturday 16 November 2019
  • :
  • :

En las playas…, la basura al cesto

Matanzas es la ciudad de los ríos y los puentes, pero es también la ciudad de las playas, ya que como pocas en el mundo sus moradores y visitantes pueden acceder a ellas sin necesidad de recorrer grandes distancias.

La naturaleza dotó a esta urbe de sitios en los que las aguas quietas y cristalinas llegan a zonas arenosas o bajas en las que el arrecife permite el acceso al mar para disfrutar del baño.

Sin embargo, esa gracia con que la naturaleza dotó al territorio matancero precisa de acciones de cuidado y conservación que no siempre se tienen en cuenta por bañistas y representantes de las entidades encargadas de su mantenimiento como áreas recreativas.

Por ello el nacimiento de la Red de Educadores Populares Libélulas matanceras, un proyecto que según Magalys Menéndez Peñate, una de sus integrantes, desarrolla un diagnóstico desde el año 2011 con miembros del Consejo Popular Playa para ofrecer una propuesta de recreación amigable con el medio ambiente.

“Nuestra sugerencia es que se mantengan los niveles de diversión, pero sin esa indisciplina social que se aprecia cuando se vierte basura por doquier, se destruyen los medios ubicados en las playas para el descanso y se atenta contra la salud de nuestras playas”.  

De ahí el nacimiento en el 2013 de la Campaña Por una playa más limpia, de corazón a corazón, basura al cesto.

“Las playas son un sitio muy concurrido durante el verano, pero no existen recipientes para echar la basura en ellas. Para responder a esto en el 2015 los cestos que se ubicaron en la playita de El Bahía los confeccionamos en la comunidad, vecinos, federadas, miembros de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, pioneros, estudiantes, abuelitos, en fin, personas que desean que la limpieza en las playas sea permanente”.

Panorama en el que según Magalys, tienen un rol decisivo tres grupos de actores fundamentales.

“Uno de esos actores es la población, nosotros mismos, los matanceros que estamos obligados a cuidar ese tesoro que muchos anhelan en sus territorios; el otro grupo es el de las empresas y entidades que ofrecen servicios en las zonas de playa, ¿por qué alrededor de los puntos de Artex, Caracol, Comercio y Gastronomía, usted ve personas consumiendo y muchos desechos, dígase vasos plásticos, papeles, restos de comida…?

“A ellos se suma el grupo encargado de establecer e instalar señales que indiquen las regulaciones sobre lo que se puede o no hacer en el área. Las señaléticas por sí solas indican que se vela por la disciplina ambiental”.

Realidades que atentan contra la belleza, limpieza y salud de nuestras playas, esas a las que acudieron nuestros padres y abuelos y que pretendemos estén ahí, pero en buenas condiciones, para nuestros hijos y nietos.

Por ello el empeño y la voluntad educativa-persuasiva de quienes se suman a la Campaña Por una playa más limpia, de corazón a corazón, basura al cesto.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones