Search
Sunday 22 September 2019
  • :
  • :

Ventajas de reciclar plástico

Muebles de ecomadera.

Inspirados en el pensamiento medioambientalista de la doctora Rosa Elena Simeón, de que “Un residual no es más que una materia prima mal dispuesta”,  los trabajadores de la Cooperativa No Agropecuaria (CNA) ATRES, de Matanzas, trabajan el perfil de la Ecomadera.

Alineada con el Plan del Estado Cubano Tarea Vida y las necesidades del país de reducir importaciones, Ecomadera deviene una solución ecológica, sostenible y sustentable porque consiste en la combinación de varios residuales para la sustitución de la madera.

José Antonio Soto, padre e hijo.

Acerca de la inserción en esa área productiva por parte de la cooperativa, constituida en el 2014 para trabajar la carpintería, herrería, fundición de metales no ferrosos, confecciones textiles y serigrafía, José Antonio Soto Pérez, sustituto del presidente, comentó:

“Nos hemos dado cuenta del nivel de contaminación que ofrecen los plásticos cuando se tiran en microvertederos, ríos, mares”.

Para ello se agenciaron de equipamientos para procesar el plástico mediante el termomoldeado.

“La tecnología de Ecomadera es resultado de la política de reciclaje que distingue a la CNA, se parte de la recuperación de maquinarias que tenía la industria cubana en desuso. Le incorporamos nuevos elementos, algún que otro trabajo de tornería, herrería, para asegurar nuestras producciones”.

Producciones que requieren materia prima:

“La materia prima pensamos que iba a ser difícil porque aunque no se ve hay una gran demanda de plástico. La industria misma recicla, el sector no estatal también, pero la ventaja que tiene hoy Ecomadera es que trabaja con todo tipo de plástico, quiere decir que podemos llegar a reciclar los siete grupos principales de plástico que existen, no todos en el mismo volumen, pero se logran mezclas y eso nos ofrece ventajas contra las demandas de la industria nacional que sí utiliza un tipo en específico, porque evidentemente no es la misma utilidad, ni las mismas prestaciones”.

En ese bregar de Ecomadera se impulsan las alianzas con la Empresa de Materias Primas.

“Materia Prima tiene una situación difícil por los grandes volúmenes de plástico almacenados que tenía sin posibilidades de darle un destino final en el proceso de reciclaje. Hablamos de más de 40 toneladas almacenadas por años. También traemos plástico de la provincia Granma y el municipio especial Isla de la Juventud”.

Cesto de basura clasificada.

Un traslado distante, pero según explicó Soto Pérez, influye, pero no determina en los costos finales.

“Se pueden trazar estrategias que llevan al equilibrio de esos costos. En lo que va de año se han reciclado 250 toneladas de plástico, aproximadamente. No es la capacidad total que puede procesar la CNA, pues podemos llegar a casi 200 toneladas mensuales”.

La intención de desarrollar esta línea productiva de Ecomadera, es que constituye una garantía a largo plazo.

“Podemos contar con un suministro estable de materia prima que no lo tenemos en las demás líneas de producción. Hoy la madera es un problema porque afecta las políticas ambientales que trazó el país para recuperar la zona boscosa y el acero es un material de importación porque la empresa Antillana de Acero produce muy poco del producto que se trabaja en herrería. Entonces a largo plazo es una proyección con visión futura, el plástico es un camino viable de la CNA desde el punto de vista de sustentabilidad.

“Desde el punto de vista de producción se puede hacer lo mismo que con la madera, con la ventaja que desde el punto de vista de degradación se puede dar una garantía de hasta 50 años”.

Pasarelas de ecomadera.

Y es que este material es utilizado con gran aceptación en la fabricación de mobiliarios y decoración de exteriores por la resistencia a las sustancias corrosivas, al frío y al calor, a los rayos ultravioletas, a la humedad, no sufre ataque biológico, no se agrieta y no necesita mantenimiento.

Quienes en estos días estivales escogen las playas o zonas de baño de la urbe matancera para aliviar los efectos de las altas temperaturas atmosféricas pueden apreciar que en sitios como la playita Yugoslavia el acceso al mar se ha facilitado con las nuevas pasarelas instaladas allí.

Las estructuras llevan la firma de la Cooperativa No Agropecuaria ATRES, colectivo matancero que trabaja con plásticos, que demoran más de cien años en degradarse y que recuperan del medio ambiente para obtener la Ecomadera.

Mesas de picnic.

Pasarelas para acceder al mar.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones