Search
Tuesday 22 October 2019
  • :
  • :

El cocuyo del Sauto

 Pirolo recibe una foto de Ernesto Cruz de manos del director del teatro Sauto

Pirolo recibe una foto de Ernesto Cruz de manos del director del teatro Sauto

Para algunos mortales, 50 años es una vida entera, sin embargo para René Dámaso, más conocido como “Pirolo”, representa décadas de entrega al trabajo con las luces de un teatro, el Sauto de Matanzas.

Compañeros y amigos reconocieron su trayectoria profesional como luminotécnico en el escenario del coliseo yumurino.

 La Dirección provincial de Cultura resalta la labor de Pirolo en el teatro Sauto

La Dirección provincial de Cultura resalta la labor de Pirolo en el teatro Sauto

El 10 de julio de 1969 emprendió su camino en el arte de la iluminación. Su alma se impregnó del cariño de sus colegas, amigos y familiares.

Pirolo, hombre de pequeña estatura, pero de un espíritu inmenso, desprende la luz de una personalidad dinámica y carismática. Razones por las cuales sus compañeros lo bautizaron como “El cocuyo del Sauto”.

Pirolo, el hombre de las luces

Pirolo, el hombre de las luces

“Esto fue realmente una sorpresa porque no podía imaginarme el aprecio de mis compañeros de trabajo sobre mi gestión laboral, la verdad que no tengo palabras para expresar lo que siento”. Hace silencio y suspira emocionado.

 Pirolo festeja sus 50 años de trabajo en el Sauto junto a sus compañeros

Pirolo festeja sus 50 años de trabajo en el Sauto junto a sus compañeros

¿Cuáles fueron sus inicios de trabajo en el teatro Sauto?

“Yo trabajaba de electricista en Cubanitro y me intoxiqué con un ácido, por tanto la comisión médica me ordenó cambiar de trabajo. Entonces entré en el teatro Sauto como electricista y me fui adentrando en el trabajo hasta descubrir el mundo de las luces. Empecé a conocer y aprender sobre el arte de la luminotecnia porque realmente me gustaba más que la electricidad”.

¿Cuáles han sido sus mayores experiencias como trabajador del Sauto?

“Mi mayor placer ha sido impartir el curso de luces a jóvenes de primer y segundo años de teatro de la Escuela Formadora de Instructores de Arte. Además de compartir mis conocimientos de iluminación con otras empresas”.

Pirolo de la mano de su discípulo

Pirolo de la mano de su discípulo

¿Qué representa para Pirolo el teatro Sauto?

“Todo, mi niña. El teatro es mi hogar, mi familia. Me paso más tiempo aquí que en mi verdadera casa, ya que empiezo el trabajo en la mañana y termino por la noche”.

Pirolo reunido junto a la gran familia del teatro Sauto

Pirolo reunido junto a la gran familia del teatro Sauto

¿Seguirá siendo el luminotécnico cuando el Sauto reabra sus puertas?

“Hasta ahora pienso por lo menos participar en la reinauguración. No sé si la vida me permita continuar, aunque mis compañeros quieren que siga trabajando. Mientras esté en toda plenitud de mis capacidades, seguiré”.

¿Qué mensaje les daría a los matanceros en este momento de su vida?

“A los matanceros les digo que cuando el teatro Sauto reabra que acudan a él, pero que lo cuiden y lo respeten porque es una belleza arquitectónica que ha renacido gracias al sacrificio de todos los que en él trabajamos”.

Fotos: Abel López Montes de Oca




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones