Search
Friday 13 December 2019
  • :
  • :

El turismo no puede fallarle al país

Foto: De la Autora

Foto: De la Autora

El valor estratégico de la industria de ocio reiterado recientemente en la Asamblea Nacional por el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel no debe terminar ahí, en las sesiones del Parlamento.

“Nos corresponde  trasladar sus palabras a cada uno de nuestros colectivos laborales para respaldar ese pronunciamiento haciendo mejor lo que nos toca”,  considera la diputada Estrella Sánchez, dirigente sindical de Varadero.

“Lo primero es admitir el orgullo colectivo provocado por su  intervención, debido, entre otras cosas, a los halagos hechos a una actividad que como dijo nuestro presidente, mucho aporta al desarrollo económico y social del país, y que en su modo de actuación preserva la cultura, los valores e idiosincrasia de nuestra Isla”.

Sin embargo, estima, “junto con ese reconocimiento de  papel protagónico en los aportes de ingresos en  divisas al Estado,  Díaz-Canel nos desafió a resolver asuntos entorpecedores del óptimo desempeño de un sector llamado a ser la locomotora de la economía cubana y a encadenarse con otros organismos.

“Nos conminó a distinguirnos por la calidad del servicio, a honrar todos los días la enorme planta hotelera y red extrahotelera que da empleo a cientos de mujeres y hombres, y ese pedido no podemos desoírlo. A quienes como yo ocupamos responsabilidades en el sindicato,  corresponde analizar ese y otros aspectos en las asambleas de afiliados, espacio para criticar lo que sale mal y para ponderar a quienes se destacan y llegan a convertirse en líderes de la calidad”.

Según la trabajadora del Meliá Las Antillas, “esta es la hora del turismo y no podemos fallar a esa confianza. Incrementar los ingresos por venta de opcionales, uso eficiente de recursos,  por un adecuado índice de consumo y eliminar las habitaciones fuera de orden, son cuestiones que apuntalan la eficiencia”.

En ese sentido, apuntó la urgencia de estar atentos a asuntos que como estos, toda vez que  la mala gestión de administraciones que comprometen la vida económica de los hoteles cuando dan la espalda a mantenimientos oportunos y dejan fuera de servicio las habitaciones.

La cara opuesta la brindan precisamente instalaciones como el Meliá Las Antillas,  con sus 350 habitaciones en alta, resultado de un plan preventivo gerenciado por el consejo de dirección, y de la existencia de aliados en el departamento de ama de llaves y en el equipo de servicios técnicos, piezas que en el país debieran conjugarse como regla, a favor de ofertas iguales a la capacidad,  y que rindan mayores ingresos.

“Los problemas señalados por el presidente Miguel Díaz-Canel no pueden caer en saco roto. Para resolverlos, debemos  incorporarlo al día a día de nuestra labor. Solo así, el turismo no le fallará al país”, consideró la diputada.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones