Search
Friday 15 November 2019
  • :
  • :

Atractivos únicos y seductores

Puente sobre el río Canímar.

Cuando se dice ciudad de Matanzas se habla de riqueza y variedad de ecosistemas, de equilibrio entre naturaleza y urbanización.

Ríos, valles, elevaciones, cuevas, bahía, playas, manantiales, accidentes geográficos que según Leonel Orozco, Conservador de esta urbe bautizada como la Atenas de Cuba, llevan a la perfección de su entorno.

“Es increible que esta ciudad, después de las maravillas  que la caracterizan, tenga todo eso que se relaciona y más, a poco menos de cinco kilómetros de su centro histórico. Quiere decir que cualquier ciudadano puede llegar a ellos sin siquiera utilizar medios de transporte, simplemente paseando a pie”.

Al referirse a nuestra hermosa bahía de aguas quietas y cristalinas, que extiende su olor a salitre a toda la urbe, el conservador detalló:

“La más profunda de Cuba, 950 metros de profundidad, un canto del beril y una laja submarina en el mismo centro de la bahía, corales negro y rojo fuego a menos de 50 metros de profundidad, terrazas submarinas en los bordes del Paseo de Martí”.

“Y si de ríos se trata, ahí tenemos, dijo Orozco, al San Juan. Un río que corre por el centro de la ciudad y que tiene en su desembocadura casi 80 galones de agua por segundo de forma constante. Esto, agregó, ha provocado un paisajismo urbano diferente al de otras ciudades y es el caso de nuestros puentes. Porque, ¿qué ciudad de Cuba tiene dentro de su entorno citadino tantos puentes y además, cinco de ellos centenarios?”

Ríos Yumurí y San Juan dividen barrios de la ciudad.

Detalles al que se suma el río Canímar.

“Río con desembocadura de cañón fluvial hasta el mar, que es difícil de encontrar en la naturaleza. Un río virgen   prácticamente pese a las transformaciones urbanas realizadas en su entorno. Y tenemos al Yumurí, que además de darnos su nombre para identificarnos, sale al mar tras separar dos barrios, porque los ríos de Matanzas son los elementos naturales que dividen a la ciudad en barrios reales. Las ciudades generalmente se dividen por una calle, una línea de ferrocarril, aquí no. Matanzas, Pueblo Nuevo, Versalles están divididos por barrios y delimitados por una bahía”.

No puede faltar en este repaso de los accidentes relacionados con el agua, nuestro Pompón.

El Pompón, manantial que brota en la calle.

“Casi no reparamos en él y está ahí mismo al lado del Parque Watkin, es un manantial  cuya agua sale a borbotones, reflejo de las enormes potencialidades de agua subterránea con que cuenta nuestra región geográfica. Ese es el Pompón corriendo indefendible hasta el río Yumurí.

Las aguas del Pompón fueron utilizadas en pocetas que, construidas por el hombre, fungieron como baños públicos en el siglo XIX.

“Son paisajes rutinarios para el matancero, pero que cualquiera que llega se impresiona ante tanta belleza salpicada por agua dulce y salobre”.

Repaso las particularidades de una ciudad que en estos días de vacaciones estivales invita a visitarla, recorrerla, explorarla porque su geografía tiene atractivos únicos y seductores.

Al construir el Parque Watkin, microzoológico de la ciudad, se aprovechan las aguas del Pompón para alimentar la poceta de los peces y patos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones