Search
Saturday 24 August 2019
  • :
  • :

Mi casa es mi ciudad, es mi país

Muchas personas se preguntan cómo ayudar desde su posición de ciudadano común a mejorar la imagen de su ciudad, si no poseen grandes recursos ni tienen el poder de decidir presupuestos y ejecuciones de obras.

En realidad, la mayoría nos sentimos como pequeñas partículas en el universo, pero creo que si uno observa a su alrededor, a ese particular entorno que habitamos, puede llegar a contribuir a que todo sea más bello.

Creo que lo primero sería preocuparnos por nuestro alrededor más inmediato, es decir, el hogar y la cuadra. Mantenerlos limpios, con labores donde colaboren los vecinos si alguien necesita una mano para arreglar algo necesario, para crear así un ambiente de solidaridad y de apoyo en lo posible, entre todos.

Acaso sea lavando las paredes y las aceras, no permitiendo indisciplinas a nadie, quitando las yerbas u obstáculos que molesten la armonía de la cuadra y muchas cosas más que estoy segura se les ocurrirán si se ponen a pensar en ello.

Después extenderlo a la cuadra vecina y después a la otra e involucrar al delegado de la circunscripción y hasta al presidente del Consejo Popular y a los abuelos, a los jóvenes y niños, sentir que lo que miro cuando me levanto está decoroso y pulcro, porque combatimos cualquier suciedad, aunque seamos personas de pocos recursos, así se empieza.

Quizás no podamos abarcar el barrio y mucho menos el poblado, pero estoy segura de que se sentirá mejor usted y su familia y verá más bello ese pedazo de tierra que llama su ciudad, del cual se erige como dueño, una urbe que sabe está llena de personas de talento y educación.

No creo que ningún pueblo sea malo o indecente, aunque existan individuos que lo digan, porque se dan casos de indisciplinas y ciertas personas transgreden la ley. Considero que todo está en lo que debemos permitir o no a los demás a la hora de valorar nuestra ciudad, nuestro barrio, nuestra cuadra.

A lo mejor piensan que soy una soñadora, pero creo profundamente en la voluntad de los hombres y mujeres que habitan este país. Lo que hay que estimularlos y motivarlos hacia un objetivo, el cual si es la tierra que uno quiere, encontrará respuesta y apoyo incondicional.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones