Search
Thursday 14 November 2019
  • :
  • :

Alerta ante descargas eléctricas

Cinco personas fallecieron —dos adultos y tres menores—, tras recibir una fuerte descarga eléctrica este jueves, sobre las 3:30 de la tarde, en la playa La Puntilla de Santa Cruz del Norte, Mayabeque.

La noticia no deja de sorprender a todos, incluso a aquellos imprudentes que aun tronando continúan bañándose en la playa.

Si usted está en el mar y se avecina una tormenta eléctrica hay dos maneras de reducir el riesgo de ser afectado por un rayo: sálgase del agua y busque refugio o sumérjase hacia lo más profundo.

De acuerdo con la Administración Nacional Atmosférica, un relámpago típico puede descargar hasta 300 millones de voltios y 30 mil amperes, suficientes para matar a alguien.

Una gran parte de la descarga eléctrica se expande horizontalmente en lugar de verticalmente, lo que no es una buena noticia para quienes flotan o nadan, pues la corriente de un relámpago puede expandirse a través de la superficie.

Si la persona sale del agua, pero no puede conseguir refugio, lo más recomendable es agacharse en posición fetal en vez de acostarse por completo en el suelo, ya que esto último incrementa los riesgos.

De permanecer en el agua debe intentar sumergirse, aunque es poco probable que alguien pueda aguantar la respiración el tiempo suficiente para evitar que pase el peligro”.

La exposición de las manos o de la cabeza en la superficie, como sucede con quienes nadan, lo exponen a la descarga.

Los riesgos también varían de acuerdo con las temporadas del año, siendo el verano la época de mayor peligro, entre otras cosas porque hay más personas bañándose en el mar.

“Cuba califica como uno de los territorios más afectados por rayos en el mundo, dada la gran actividad eléctrica que caracteriza las tormentas en el país”, aseguró el presidente de la Sociedad Cubana de Geología, Manuel Antonio Iturralde.

En el punto de contacto con la tierra, el rayo puede afectar un área de hasta 20 metros de diámetro. Esto significa  que  aun si  el  rayo no impacta directamente un objeto o persona, puede causarle graves daños si está a menos de 10 metros de distancia.

Para que alguien resulte impactado por una fulguración sólo basta combinar condiciones atmosféricas adecuadas y una actitud negligente.

El verano llega a todos con una gran variedad de opciones para disfrutar en familia: Vívelo, pero sea prudente, no deje que “lo parta un rayo”.   




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones