Search
Thursday 21 November 2019
  • :
  • :

Trinos enjaulados

Según un viejo proverbio,  al que madruga, Dios lo ayuda. Yo me atrevería a decir que ayuda a algunos, porque a otros los sentencia al más profundo dolor. Hace ya algún tiempo he observado cómo en sitios de nuestra ciudad, como el parque de La Fraternidad, conocido popularmente como parque de Peñas Altas, se reúne un grupo de personas a comercializar de manera ilegal especies de aves que, aunque no lo parezcan, muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción.

Desde horas bien tempranas de la mañana llegan con las jaulas. Las cuelgan de los arbustos y a esperar que un transeúnte quede enamorado del canto de los pequeños emplumados. Aunque en algunos casos el fin sea otro, como las apuestas por aquellos ejemplares que más duradero hagan sus trinos, la situación es la misma, nada cambia su triste condición de cautivos.

¿Conocen los vendedores en qué estado de conservación se encuentran las especies que allí se comercializan? ¿Acaso traficar un ave como mercancía no es un delito que atenta directamente contra nuestra fauna silvestre?

Azulejos, Mariposas, Verdón y otras aves se exhiben a diario enjaulados inconscientemente. A pesar de ser observados con regularidad en el entorno cubano constituyen residentes invernales que en esta época del año migran en busca del clima adecuado para sus condiciones de vida.

La provincia de Matanzas cuenta con el mejor corredor de aves que posee la Isla, dada la presencia de ecosistemas ideales para ello, sin embargo, a pesar de las regulaciones, hoy el control de esa actividad es insuficiente.

¿Cuántas veces no hemos visto a niños y jóvenes cazando aves por entretenimiento? ¿Habrá que esperar a que estas especies desaparezcan para empezar a adoptar medidas?

El principal problema ante esta situación es el desconocimiento de la población. Estudiar la fauna y conocer su estado de conservación es una necesidad que aclama la naturaleza, toca a entidades como el CITMA y el Cuerpo de Guardabosques dar a conocer el desarrollo de las especies y su evolución.

El deber de cuidar la naturaleza es nuestro. Si lo hacemos desde ahora puede que mañana no sea demasiado tarde.

  • Fotos de Félix Raúl Figueroa Morales


Estudiante de Periodismo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones