Search
Wednesday 18 September 2019
  • :
  • :

Recuerdos de la presencia de Benny Moré en Matanzas

Benny Moré con el receptor cubano Rafael Noble.

En este aniversario cien del nacimiento de Benny Moré, considerado el más grande artista popular cubano de todos los tiempos, no sólo por su calidad vocal, también por su cubanía y simpatía, recordemos algunos momentos de sus visitas a la provincia de Matanzas.

El bien llamado “Bárbaro del Ritmo” dejó plasmada en su amplia discografía canciones de su autoría dedicadas a diferentes ciudades y poblados, entre ellas el bolero de profundo sentimiento interpretativo Conocí la paz, en el que Varadero sirve de escenario a un bello diálogo amoroso.

En sus giras por la nación Benny Moré y su Banda Gigante incluía actuaciones en las fiestas populares de los municipios matanceros en los que era la gran atracción, así como sus presentaciones en Varadero, fundamentalmente en algunas tardes dominicales del motel Oasis.

En el libro biográfico Benny Moré, de la autoría de Amín Nasser, Ediciones Unión, 1985, se destaca que en 1961 el líder de la Revolución, Fidel Castro, se entrevista con el Benny con el fin de que actuara en el anfiteatro de Varadero, donde todos los jueves se les brindaba un show a los jóvenes que se preparaban para la campaña de alfabetización.

Según declaraciones de Teodoro, hermano de Benny, Fidel le preguntó cuánto iba a cobrar por sus actuaciones a lo que el músico respondió, “Ya tú estás haciendo bastante por mi pueblo, consigan transporte para mi tribu que todo lo demás corre por mí”, y allí estuvo todos los jueves mientras duró esa etapa de preparación en Varadero.

En 1962 inauguran el Parque de las 8 mil taquillas, en la Playa Azul y de nuevo el Comandante en Jefe hace la petición al Benny de que fuera quien tuviera a su cargo la actividad festiva, lo que aceptó rápidamente.

Otro momento de la presencia de Moré en tierras matanceras está plasmado en una crónica publicada por Luis Lorente (Premio Casa de las Américas de Poesía 2004), con el título Un partido memorable en Cárdenas, y que tuvo un final inesperado.

Lorente, poeta de nacimiento y oficio, quien ha declarado ser un eterno amante del béisbol se viste de cronista deportivo al narrar lo sucedido una mañana beisbolera en la Ciudad Bandera engalanada con la figura de Benny Moré, como podrán apreciar en el siguiente fragmento.

“El sábado, en el motel Oasis, en función única se presentaba la Banda Gigante de Benny Moré. Pero quién iba a irse a Varadero y quedarse hasta el amanecer bailando y bebiendo, si estaba pactado el desafío para el día siguiente a las nueve. Antes del anochecer ya todos tenían decidido permanecer en casa.

“La mañana estaba como para jugar pelota. Cielo azul despejado y frialdad. Los pronósticos se cumplían, el Chacho Park ardía. Toda una caravana de puestos de churros, pan con lechón, rasco-rasco y sendas congas en los laterales. La amplificación local trataba de imponerse en medio de un oleaje de gritos y chiflidos. El locutor, nervioso, a duras penas podía pronunciar los nombres de algunos concurrentes inusuales.

“Más que ceder, la algarabía se fue tornando murmullo cuando fue descubierto, con ademanes de felino subiendo por las gradas, el Bárbaro del Ritmo, quien acompañado por Generoso y “Chocolate “ Armenteros, había llegado allí, curioso, atraído por la causa que el día anterior dejara semirrepleto el estrellado patio del Oasis. Benny hizo el comentario, quería ver a “Pelandrujo”, el segunda base que aseguraba cogerlas todas y le había prometido batear de cuatro-cuatro.

“Con el gesto de quien va a proferir un improperio, Benny se alzó de pronto, ambas manos haciendo de bocina y gritó a todo pulmón: ´Oye “Pelao”, estoy aquí´”.

“Así de sencillo era también este inmortal de la música cubana.”



Comentarista-narrador deportivo en Radio 26. Matanzas. Cuba. Vive en Matanzas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones