Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

Querían matar un sol que sigue brillando

Foto de la autora.

El 23 de agosto de 1997 un explosivo C-4 de más de 65 gramos estalló en el hotel Sol Palmeras, en el balneario de Varadero, en la provincia de Matanzas.

Al menos dos trabajadores cubanos y cuatro turistas españoles pudieron ser víctimas mortales.

Lázaro Lugones Cárdenas, jefe de los custodios en aquel entonces, recuerda que por esos días se hablaba de bombas que serían colocadas en instalaciones económicas como estas. “Recibimos la orientación de esmerar la vigilancia de las áreas.

“Ya había revisado cada rincón del lobby y solo faltaba el pasillo. Allá iba cuando me distraje unos segundos en la puerta y en el mismo instante en que fui a abrirla, ocurrió… Sentí un estruendo y quedé envuelto en una nube oscura.

“Vi cristales caer, el falso techo desprenderse…  A tres metros estuve de la muerte, a esa distancia se encontraba el jarrón de barro donde pusieron el explosivo… Hoy sigo lamentando que se escaparan…”

Informes aseguran que en 1995 en esta propia instalación descubrieron una bomba que no llegó a explotar. Cuentan que al igual que en 1997, la colocó otro hombre contratado y financiado por Luis Posada Carriles y la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) radicada en Miami.

¿Qué querían esos terroristas? La respuesta escapa segura de los labios de Arnaldo Díaz Hiedra, dirigente sindical de la instalación. “Querían apagar este sol que ya brillaba demasiado y tenía entonces, y sigue teniendo, un simbolismo especial. Imagínese usted, cómo no atentar contra el fruto de la primera empresa mixta establecida en Cuba para construir el Sol Palmeras.”

Otro elemento, confiesa Díaz Hiedra, no podía ser ignorado por los agresores. “Fue el propio Fidel Castro Ruz quien inauguró este hotel y lo hizo el 10 de mayo de 1990. En aquel momento dio una orden que jamás incumpliremos. En su discurso nos pidió ser un eterno ejemplo para el turismo matancero y cubano, y ese mandato nos guía para seguir siendo mejores.”

Algunos resultados hablan a las claras del mantenido paso de Sol Palmeras en pos de la eficiencia, la calidad y el desempeño sindical. Llevan diez años consecutivos como Vanguardia Nacional, merecieron el sello 75 Aniversario de la Central de Trabajadores de Cuba y la Bandera de Proeza Laboral.

Como si fuera poco, el mes de julio último significó récord histórico en la cantidad de turistas y récord histórico para un día de ocupación con la cifra de mil 400 huéspedes, saldos a los que se suman haber aportado millones de dólares en sus 29 años de inaugurado.

Zulima Candales, subdirectora de Recursos Humanos, está convencida de que ninguna entidad progresa sin la inteligente gestión de los empleados. “Es vital atenderlos, el contacto con la familia, visitarlos en caso de enfermedad o de cualquier problema, responder a sus quejas… No se les debe dejar solos en ninguna circunstancia. Es una práctica a la que no renunciamos, aunque hay ciertas áreas que debemos perfeccionar en pos de mayores éxitos.”

Quizás ello explique la estabilidad típica de la fuerza laboral. Entre los 701 trabajadores, unos 30 son fundadores y otra buena parte sobrepasa la década de vínculo laboral. Siguen ahí hombres como Pedro Luis Pérez, participante en la construcción del hotel.

En actividades de alto valor humano también destaca Sol Palmeras. Ya cumplieron con la entrega de propinas para el programa Mi aporte por la vidadestinado a la compra de medicamentos de infantes enfermos de cáncer,  recolectaron artículos que regalaron a pequeños aquejados de esa enfermedad y a otros sin amparo filial y han realizado más de 78 donaciones de sangre en lo que va de 2019.

En Sol Palmeras existe una certeza. “No habrá bomba alguna capaza de detener la fuerza de los trabajadores y el deseo de no defraudar a la Revolución.”

Por eso, afirma Arnaldo, en cada agosto realizamos jornadas de recordatorio contra aquel acto de terror. “Queremos que el enemigo lo sepa: tenemos memoria. Hechos como estos jamás podrán olvidarse.”




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones