Search
Friday 6 December 2019
  • :
  • :

El retorno que lo coronó Héroe del Trabajo

Momento de la entrega del Título de Héroe del Trabajo.

Cuando su maltrecho estado de salud lo obligó a retirarse en el año 2015, muy lejos andaba José Luis Silva Menéndez de imaginarse nuevamente entre transformadores, subestaciones, “haciendo” la luz donde hiciera falta.

“¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas?”, se pregunta con una sonrisa que le ilumina el rostro. Baja la mirada y la posa en la estrella dorada, en su Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba.

En un sitio tan simbólico como el obelisco a José Martí, en el céntrico Parque de La Libertad, en la ciudad de Matanzas, el ingeniero termoenergético vivió la inmensa dicha de recibir tan alta distinción en una fecha tan gloriosa como la del 13 de agosto, nacimiento de Fidel Castro Ruz, líder histórico de la Revolución Cubana.

Una misión a Venezuela privó a este matancero de recibir su distinción en la tradicional ceremonia realizada en El Laguito, en La Habana, adonde asiste la más alta dirección del Partido y el Gobierno del país. Eso obligó a condecorarlo en su tierra.

“Y fue, lo aseguro, una de las emociones más grandes de mi existencia. Estar rodeado de los seres que más quiero y de mis compañeros de trabajo, resultó tremendamente emocionante.”

Pero eso ya no es noticia, pudieran pensar quienes lean estas líneas. Su historia, parte de su historia se difundió ese día, mas no todo está dicho del hombre que retornó a su  puesto laboral a petición de directivos de la Empresa Eléctrica, donde había laborado por 57 años de manera continua.

“Volver significó para mí un regreso triunfal. Si no hubiera vuelto me hubiera perdido la posibilidad de alcanzar un título de tanta valía. Nadie vaya a pensar que esa fue la razón que me llevó a reincorporarme… Solo me lo pidieron y di el paso al frente. Y en ese momento, qué iba yo a pensar en sacar ventaja de la situación. Cuando se piensa en el bien de la Patria, solo se quiere servirla y punto.”

Sin embargo, en términos prácticos, si no hubiera regresado, no recibe la condecoración. “Eso es verdad”, responde sin ambages.

“Ya tenía todas las distinciones otorgadas antes de este Título y quizás debieron dármelo antes… Pero lo que te toca, te toca”, dice y sonríe al pie de su esposa, su querida Sol Ángel, esencial en su vida, como lo es toda la familia.

“En mi caso especial he trabajado por el orgullo de hacer bien mi parte, de ser lo más profesional posible, de ser fiel a las orientaciones de la Revolución, del Partido Comunista de Cuba… Y después vienen los resultados, como ahora.

 “Me satisface saber que en mi sector y en otros en el país a muchos nos distingue el único hecho de trabajar por el espíritu ese del revolucionario de cumplir con la tarea. Y después, repito, llegan méritos como este, que es un grandísimo honor, pero no he trabajado con ese objetivo”, confiesa.

Y una termina creyendo ciento por ciento en la honestidad de un hombre con más de 15 misiones internacionalistas y un conocimiento reconocido en muchas latitudes. No por gusto, en el año 2002, cuando se encontraba en Francia, alguien intentó “comprarlo”. Entonces, como ahora, Silva tuvo una única respuesta: “Siempre he sido y seré fiel a la Revolución.”

Pie de foto: Momento de la entrega del Título de Héroe del Trabajo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones