Search
Wednesday 23 October 2019
  • :
  • :

Nuevo curso escolar

Y la noticia del día es el inicio del curso escolar. Nada tan importante para los hombres y mujeres de la Mayor de las Antillas como que en este dos de septiembre niños, adolescentes y jóvenes retomaron su vida estudiantil y volvieron a las aulas.

Previamente las autoridades del sector anunciaron que los materiales de estudio y la casi totalidad de los centros educacionales estaban listos. De igual manera el personal docente y no docente se encuentra preparado para asumir el reto de educar e instruir a las futuras generaciones.

Y ojalá y así sea. Aprovecho el comienzo y llamo a la reflexión. Creo que es el momento oportuno para detenerse y meditar sobre “algunas malas prácticas”, que convertidas en vicios, laceran el proceso docente-educativo.

Por mencionar algunas cito el volumen de la voz. Porque estoy convencida de que en más de una ocasión ha pasado cerca de una escuela, principalmente del nivel primario, y se espanta por los gritos que escucha.

Cierto que para referirse a un auditorio debe usarse un tono elevado, pero ¡cuidado! Los maestros son espejo, guías, ejemplos que a diario imponen su sello a quienes pasan casi ocho horas frente a ellos.

De ahí la importancia de predicar con el ejemplo. Porque no solamente me refiero a los gritos que tan perjudiciales son para todos, hablo también de lo que se dice en esos mensajes tan sonoros y desagradables, que dañan y marcan, principalmente, a los más pequeños.

Contamos con excelentes profesionales de la educación, competentes y muy consagrados a su labor. Esas cualidades los distinguen y los ubican en un lugar especial entre los trabajadores cubanos.

Entonces que la apertura de este período lectivo, motivada además por el aumento salarial, que enhorabuena llegó al sector, haga renovar métodos y estilos que lejos de aportar restan prestigio al sistema educacional.

Que la ejemplaridad y el buen saber reine en las aulas matanceras. Que los más de dos mil maestros yumurinos continúen llevando el conocimiento a los estudiantes de los diferentes niveles de enseñanza para hacer realidad las palabras del Apóstol cuando dijo: “Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive: es ponerlo a nivel de su tiempo, para que flote sobre él, y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones