Aporta FCBC solución para cocinar con desechos de madera

En tiempos en que la actual administración norteamericana se empeña en frenar la marcha del proceso revolucionario cubano con el asedio y la imposición de sanciones extraterritoriales a quienes comercializan combustibles con Cuba, los nacidos en esta tierra responden con el ingenio y la voluntad de vencer.

Dentro de los múltiples ejemplos que hablan de ello está la iniciativa de los trabajadores del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) de Matanzas.

“Nosotros tenemos un taller en el politécnico Ernst Thaelmann y otro en el Antonio Maceo para enseñar a los estudiantes a trabajar la madera y a partir de la necesidad de ahorrar combustible hemos ideado fabricar un fogón para cada escuela, cuyo combustible a utilizar sería el aserrín y demás desechos de la madera.

“Con ellos se pueden elaborar los alimentos de cada centro y evitar el uso de gas, petróleo o electricidad, portadores energéticos en los cuales el Estado cubano tiene que invertir cuantiosos recursos financieros para su importación o generación”.

A este comentario de Anatoly Alberto Fabelo Santana, representante del FCBC, agrega que su institución puede garantizar el recurso.

“El aserrín que nosotros desechamos permite perfectamente cocinar de lunes a viernes en estos centros docentes”.

Con ello también se ofrece una solución ecológica a los desechos de la madera que se acumula en las carpinterías y empresas que trabajan con ese material, pues muchos terminan por quemar esa materia prima, un proceso que lleva al incremento de dióxido de carbono en la atmósfera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *